Cómo se celebrarán los Carnavales en tiempos de Covid-19

Vive el jolgorio del Carnaval desde tu casa

Carnavales 2021: apertura
Este año habrá que disfrazarse de puertas para adentro.

El monstruo más grande del Carnaval 2021 se llama pandemia. O Covid-19, como quieran. Y ese bicho mutante obliga a drags queens, chirigoteros, diablos negros o peliqueiros a retroceder hasta sus refugios. Toda la fantasía que desata don Carnal y doña Cuaresma da un paso atrás en España, en beneficio de la prudencia solicitada por las autoridades e impuesta por el sentido común.

Pero como llevamos la ensoñación en las venas, cada uno, desde su casa, sus pantallas o sus balcones, puede mantener viva la llama celta y ancestral de estas culturas. Cinco de los carnavales más simbólicos, dos grandes y tres chicos, nos cuentan qué harán y su recato y cuidado. Prohibido, sí, pero de puertas adentro cada uno que ponga una velita a la ilusión del año que viene.

Sin Carnaval chicharrero por primera vez en 60 años

Ni las tormentas de lluvia y calima, ni las crisis económicas, ni la censura del franquismo pudieron con el festejo irreverente de los Carnavales de Santa Cruz de Tenerife. Sin embargo, el pasado 8 de octubre, las autoridades chicharreras daban el pregón más triste para la ciudad y anunciaban la suspensión en las calles de estos carnavales, que compiten en popularidad con los de Río de Janeiro. "Desde 1960, cuando la dictadura permite de nuevo su celebración popular en las calles, con el nombre eufemístico de Fiestas de Invierno, no se suspendían, pero las condiciones sociosanitarias impiden este año una celebración normal", lamenta Carmen Dolores, secretaria del Organismo Autónomo de Fiestas y Actividades Recreativas del consistorio santacrucero.

Carnaval Santa Cruz de Tenerife: trajes de las reinas
Los trajes de las reinas de Tenerife este año serán menos grandes, para respetar las medidas de seguridad. Foto: Salvador Aznar.

La alternativa al mes de jolgorio, desfiles, bailes y fiesta callejera serán cinco días de programación virtual –entre el 17 (Miércoles de Ceniza) y el 21 de febrero (Domingo de Piñata)– en los que se emitirán documentales, recopilatorios con las actuaciones de los ganadores de comparsas y murgas de los últimos años y la elección de las guardianas del cetro, en sus tres categorías. "La ciudad no se va a quedar sin sus Reinas en 2021. Participarán las ganadoras de ediciones anteriores, con desfiles sin público y respetando todas las medidas de seguridad, en el Recinto Ferial. Hemos podido mantener el cupo de 10 participantes en la final porque se han reducido las dimensiones de los trajes y la gente podrá votar desde sus casas a las nuevas guardianas", apuntan desde el Ayuntamiento.

A las dos semanas de coronarse como reina drag en Las Palmas 2020, nos confinaron a todo el país. Drag Sethlas, la alterego de Borja Casillas, no ha podido sacarle ningún provecho a su segunda victoria en el certamen más trasgresor de las carnestolendas. "Se cancelaron automáticamente las actuaciones y concursos municipales que estaban programados para marzo. Y durante todo el año, con el cierre del ocio nocturno, nada de trabajo", se lamenta Borja, que califica de "chungo" su año laboral, porque tampoco ha podido dar clases de danza urbana, su otra pasión. Al menos le queda el consuelo de ser, en las 23 ediciones del certamen, la única drag de Las Palmas en conservar la corona durante dos ediciones seguidas.

Preparación de trajes drag para Carnaval de Las Palmas
Nada de trajes fantasía, lentejuelas, plataformas y cascos emplumados este febrero en Las Palmas. Foto: Roberto Ranero.

La fina guasa de Cádiz se queda en casa

"Ni viable, ni responsable, ni oportuno". El avance de la tercera oleada del covid-19 y las nuevas restricciones en Andalucía han obligado a cancelar las galas del Carnaval y concursos en Cádiz. Aunque, como bien dicen los que conocen por dentro estas fiestas que llenan de guasa fina cada rincón de la Tacita de Plata, "los carnavales se vivirán de otra forma, pero se vivirán porque es un sentimiento y una seña identitaria inevitable de la ciudad". El Ayuntamiento todavía está estudiando alternativas, con menos presencia de asistentes o quizá posponerlas "a un futuro donde las condiciones sociosanitarias permitan su organización".

Carnaval de Cádiz: Domingo de coros en la Plaza de Abastos.
Otros años, los domingos de coros no cabía ni un alfiler en la Plaza de Abastos. Foto: Manuel Fernández.

"Durante todo el año ha sido imposible ensayar. Además de las restricciones de juntarse más de equis personas, está el miedo y la responsabilidad", sostiene tajante Martín Periñán. Él es el presidente de la Peña 'Los Dedócratas', que se fundó en 1980 muy cerca de la parroquia en la que bautizaron a Falla y Pemán, y cuyos primeros socios ganaron los primeros cuatro concursos oficiales de coros de los Carnavales gaditanos tras la dictadura. Este 2021 tampoco ha habido su tradicional pestiñada popular, en la que repartían entre 10.000 y 12.000 pestiños en las calles –"ya el año pasado tampoco la hicimos, porque el Ayuntamiento decidió gestionarla por su cuenta", se lamenta–. Pero Martín, que está a punto de cumplir los 75 años y todavía recuerda algunas coplillas que escuchaba de niño, guarda la esperanza de que este parón insólito motivado por el covid-19 "sirva para reposar el Carnaval. Llevamos unos años de transición, en los que las fiestas se han desmadrado en su envergadura y gestión y deberíamos aprovechar para discutir con calma, darle un enfoque distinto y repensar el futuro que queremos".

Carnaval de Cádiz: coros callejeros
Que nunca se acabe el buen humor y las risas. Foto: Manuel Fernández.

Este año, sin embargo, Cádiz no se quedará sin el sonido de los tangos, pasodobles y cuplés del Gran Teatro Falla, aunque sea con actuaciones enlatadas de años anteriores. Hasta el 12 de febrero, se emitirán por radio una versión del concurso oficial con la participación de 20 coros, 60 comparsas, 60 chirigotas y 10 cuartetos que han llegado en las últimas ediciones a la gran final y que irán pasando fases a través del voto de los oyentes y de un jurado de expertos. Que nadie se quede sin su 'Vamoaescuchá', a pesar de la pandemia.

El silencio de los cencerros por la Endiablada

Este año, los diablos de Almonacid del Marquesado (Cuenca) no tendrán que salir a la calle el 1 de febrero para solicitar a la autoridad el comienzo de la fiesta. La Endiablada, aperitivo de los Carnavales en Castilla-La Mancha, una fiesta de siglos con orígenes celtas evolucionada luego a los ritos cristianos, queda suspendida por una plaga similar a las de la peste de la Edad Media. Los danzantes de Almonacid homenajean a la Virgen de la Candelaria y a San Blas cada 1 y 2 de febrero, "pero ahora lo hemos suspendido totalmente para evitar que la gente venga", razona la teniente de alcalde, María José Castañeda.

Endiablada (Cuenca): diablos de Almonacid del Marquesado
La Endiablada es toda una fiesta de diablos floreados y danzantas. Foto: Nacho Calonge.

Otra cosa es que, llegada la fecha, "la gente, desde sus patios, cada uno en su casa, decida hacer sonar los cencerros" añade Castañeda. Porque La Endiablada es, sobre todo, ruido gracias al danzar de los diablos con los cencerros a la espalda y el paliqueo de los que bailan, mezclado con la devoción a la Candelaria y a San Blas. Este año, el diablo mayor y sus acompañantes se ahorrarán el paseo de primera hora de la mañana, helador, para recoger dulces y euros para la fiesta.

Endiablada (Cuenca): procesión de San Blas
La multitud baila durante las procesiones de la Virgen y San Blas, que este año no se celebran. Foto: Nacho Calonge.

Los diablos de Luzón (Guadalajara), quizá para el verano

Hace ya tres décadas que Javier López Hergido propuso a la Asociación Cultural de Luzón (Guadalajara) recuperar los diablos que él recordaba en la trastienda de su infancia. Unos hombres negros –de hollín– con enormes cuernos en la cabeza y dientes muy blancos y grandes. Durante meses y meses, Javier preguntó a los ancianos del pueblo. Se le fueron uniendo otras gentes de esa localidad chiquita de Guadalajara, que no llega a los 70 habitantes.

Diablos de Luzón (Guadalajara): personajes
Los diablos este año no podrán aterrorizar al pueblo. Foto: Nacho Calonge.

Treinta años después, esta va a ser la primera vez que la fiesta –popular en toda España– se suspenda por la pandemia. "No vamos a salir, porque viene mucha gente y esto es un pueblo muy pequeño, sin aforo para tanto público. Yo comprendo que los fotógrafos y los turistas quieran hacer las mejores fotos, entran mientras nos vestimos..., pero en esta situación no tenemos la infraestructura y es mejor dejarlo", reflexiona el alma iniciática de una fiesta tan popular y enorme para un pueblo de la España vaciada.

Diablos de Luzón (Guadalajara): visitantes
Ni los visitantes se libran de llenarse la cara de hollín. Foto: Nacho Calonge.

Hay alguna otra posibilidad para la esperanza. Javier recuerda que el primer año en que se recuperaron los diablos de Luzón "no salimos en Carnaval. Teníamos solo siete trajes, como los teníamos acabados, lo hicimos en verano, concretamente un 18 de julio. Esa fue la primera vez que los diablos salieron a la calle". Quizá con un poco de suerte los diablos que este año se van a quedar en casa puedan conmemorar su primer paseo por la calles del pequeño pueblecito con el calor del estío.

El 'Peliquero' no perseguirá este año

El Peliqueiro de Laza es el personaje más conocido del 'entroido' –carnaval– gallego que forman el triángulo de Ourense con la Pantalla de Xinzo de Limi y el Cigarrón en Verín. Pero este año, el Peliqueiro se va a quedar en casa este mes de febrero, "porque no vamos a hacer nada oficial. No queremos que se produzca ningún llamamiento que atraiga a la gente. En Laza no hemos tenido ningún caso de Covid y ahora hay solo dos", cuenta Edelmiro, presidente de la Asociación del Carnaval de Laza. Eso sí, cada uno, dentro de su casa, puede tirar de su disfraz para mantener la tradición. Incluso puede que algún Peliqueiro se escape por la calle, pero la sensatez aconseja prudencia absoluta y Edelmiro lo tiene muy claro.

El 'entroido' gallego: 'peliqueiros' en Laza
Este 2021 no se verán 'peliqueiros' correr detrás de los vecinos por las calles de Laza. Foto: Nacho Calonge.

Todo apunta a que esa va a ser la tónica en Galicia, donde abundan los carnavales curiosos. En pocos lugares están tan marcadas las tradiciones celtas y el presidente de la Federación de Municipios de España y alcalde de Vigo, Abel Caballero, ya ha marcado la pauta, anunciando a los vigueses el día 14 de enero que "no se dan las condiciones para celebrar el entroido". Las palabras en los pueblos pequeños, como Laza, Luzón o Almonacid es resignación y esperanza. Quizá, el año que viene, la pesadilla haya terminado.