Premios Bollywood 2016

Guía express de Madrid para turistas indios

Fotograma de la película "Zindagi na milegi dobara". Foto: D.R

La celebración de los Oscar de Bollywood en Madrid atraerá durante estos días a muchos turistas indios. De la mano de Ajit Singh, guía indio que lleva en España desde 2009, descubrimos los lugares de la capital que les vuelven locos.

Solo se vive una vez es una pelicula india de 2011 que identificaba a nuestro país como el lugar donde exprimir la vida al máximo. El film, junto a un acuerdo de Turespaña con Bollywood, hizo que el número de turistas indios se disparara: de 70.000 en 2011 a más de 200.000 actualmente. La película ('Zindagi na milegi dobara' en indi) narraba el viaje de tres amigos indios por las fiestas y los lugares más emblemáticos de España descubriendo la esencia de la vidaUn concepto del carpe diem ligado a España que incrementó sobremanera el número de turistas indios, situándolos al nivel de los italianos o franceses.

Ajit Singh es un indio que bien podría sentirse identificado con la película. Vino a España para exprimir la vida y encontró el amor. Llegó por primera vez de vacaciones en 2008, pero volvería un año más tarde para quedarse definitivamente por culpa de una española. En La India trabajaba como guía para turistas extranjeros, profesión que, una vez instalado, retomaría aquí de forma inversa: descubriendo nuestro país a viajeros hindúes. Ajit Singh tiene claro que "el turismo indio en España y, especialmente, en su capital, seguirá aumentando gracias a que la ceremonia de los Oscar de Bollywood tendrá lugar en Madrid del 23 al 26 de junio".

Los viajeros indios adoran nuestro idioma e intentan probar nuestros platos típicos, aunque prefieren comer la mayor parte del tiempo la comida propia de su país. "No les gusta que la mayoría de la gente en España no hable inglés", comenta Ajit. Sin embargo, "están encantados con la amabilidad de los españoles" y, sobre todo, "les llama la atención ver rubios por las calles". ¿Qué pensarían si viajaran a Suecia o Noruega?

La estrella del cine indio Anil Kapoor posando en la Plaza Mayor con motivo de Madrid Bollywood 2016. Foto: José Haro.

Si a nosotros la cultura india nos resulta exótica, lejana y, precisamente por eso, nos atrae, ¿qué lugares de una ciudad como Madrid pueden resultar especialmente seductores para los indios que acudan a la fiesta de Bollywood? Ajit les suele programar un completo recorrido por la ciudad, pero identifica claramente cuáles son sus lugares favoritos, gracias a él hemos podido elaborar esta pequeña lista.

El estadio Santiago Bernabéu

Aunque en India el deporte rey no es el fútbol, sino el cricket, hace dos años el balompié llegó con fuerza al país asiático. Fue gracias a la creación de la Superliga India, lo que incrementó el nivel de popularidad de este deporte. Además, el desembarco de varios jugadores españoles y otros extranjeros procedentes de la Liga española, motivó un interés extra por el fútbol en general y por el español en particular. Ya no solo siguen la Premier League debido a sus vínculos con Reino Unido, ni solo hablan de Messi o Cristiano Ronaldo, también conocen a los demás futbolistas, clubes e historia.

Por eso el estadio en el que habitualmente juega sus partidos el Real Madrid llama su atención. Porque lo ven por televisión, porque visitan la sala de trofeos, porque el equipo presidido por Florentino Pérez ha ganado dos Champions League en los últimos años y porque se sienten atraídos por su historia repleta de títulos y grandes estrellas. Si pueden, no solo visitan el estadio y el museo, sino que acuden a ver algún partido.

Las estrellas de Bollywood Hrithik Roshan, Sonakshi Sinha y Anil Kapoor con jugadores en el Bernabéu. Foto: José Haro.

El Rastro

"Como en La India hay muchos mercados callejeros, cuando los indios vienen aquí les encanta ir al Rastro", cuenta Ajit. Se trata del mercadillo que todos los domingos y festivos se celebra en el barrio de La Latina de Madrid, cerca de la calle Ribera de Curtidores. En él se pueden encontrar desde un pela-patatas hasta muebles, enchufes, ropa usada, películas, libros, etc… Tiene más de 400 años de historia y el lugar que ocupa era la zona de la curtidurías, muy cerca del matadero. Durante el traslado de las reses hasta las curtidurías se dejaba un rastro de sangre que fue el que dio origen al nombre del famoso mercadillo.

El Museo del Jamón

La archiconocida cadena de bares madrileña, donde se puede degustar tapas de jamón o, directamente, comprar una pieza entera, llama mucho la atención de los indios, "sobre todo cuando ven todos los jamones colgados alrededor de la barra".

Cuando vives en Madrid visitas ocasionalmente el Museo del Jamón para tomar una caña o chato barato, pero reniegas de él porque dices que es para "guiris" y que tú conoces mejores sitios para tomar algo. Eso sí, es difícil encontrar en otro sitios cañas y bocadillos de jamón más baratos. Y, al final, siempre vuelves, sobre todo si se trata de una celebración y tienes que invitar a los amigos.

A un buen jamón no se resiste nadie. Foto: shutterstock.

El Retiro, para hacer yoga

Si vas al parque más importante de Madrid a las cinco y media o seis de la mañana, además de encontrar a algunos madrugadores corredores o paseadores de perros, podrás descubrir a turistas indios practicando yoga. Es el lugar elegido por los viajeros para seguir con sus actividades habituales, aunque estén de vacaciones, porque si verdaderamente te va el yoga, vas a hacerlo donde sea, pero si es un lugar tan agradable como el pulmón verde de Madrid, mucho mejor.

Después del yoga pueden disfrutar a horas tempranas de algunos de los lugares más emblemáticos y monumentales del parque, como el Paseo de las Estatuas, la Fuente del Ángel Caído o el Palacio de Cristal. Y si el día acompaña, pueden darse un paseo en barco o echar un vistazo a los bohemios. Los orígenes del Retiro se encuentran en el siglo XVII, cuando el Conde-Duque de Olivares, valido del Rey Felipe IV, le regaló a su majestad unos terrenos para construir una residencia, la que más tarde sería el Casón del Buen Retiro. Pero el Casón creció hasta convertirse en lo que hoy es, con turistas indios incluidos.

Restaurantes indios

A los indios les gusta comer la comida de su país. Esto no quiere decir que no les de por probar la paella, "que les recuerda a un plato suyo muy especiado, el biryani"el jamón, el vino tinto, las aceitunas o el aceite de oliva. Pero, sobre todo, buscan restaurantes hindúes, y entre los que Ajit suele recomendarles están Diwali y Curry Masala.

DIWALI

Junto al parque de El Retiro, cerquita del yoga, es pequeñito y acogedor a pesar de sus dos plantas. Los dueños son un matrimonio indio muy agradable y la decoración minimalista se agradece. Nada más entrar percibirás un fuerte a olor a especias, pero a los diez minutos ya te acostumbras y te sientes como en la India. Se puede comer perfectamente por 20 euros y en su menú destacan el pollo tikka, las samosasmurg korma o Pakora.

Diwali - Calle Lope de Rueda, 19. Madrid. Tel. 914 35  68 03.

Carne del restaurante Diwali hecha al horno tandoori. Foto: restaurantediwali.es.

Curry Masala

Junto a la plaza conocida popularmente como la de los antiguos cines Luna, es famoso en Madrid porque se puede ver siempre a familias indias entre la clientela, lo cuál demuestra que sirven verdadera comida de su país. Los camareros suelen ser muy amables y te orientan bien si no conoces los platos. Además, tienen cerveza hindú. Una comida media puede salir entre unos 15 o 20 euros. Nunca decepciona.

Curry Massala - Calle Silva, 16. Madrid. Tel. 915 23 45 70.

El flamenco de Villa-Rosa

Los indios son muy raciales, y como tal, les gusta la música que sale de las entrañas. Por este motivo estan muy interesados en escuchar flamenco y Ajit suele ir con ellos al Villa Rosa (Plaza de Santa Ana), mítico tablao flamenco del madrileño barrio de Huertas. Su inauguración data de 1911 y ya en los años 20 era muy famoso como local por el que pasaban los grandes del flamenco. Su decoración, con cerámicas de motivos flamencos y taurinos, y techos con escayolas, es otro de los reclamos de este céntrico local con más de 100 años de antiguedad.

La parte de arriba era también lugar de reunión de muchos aficionados: bohemios como Hemingway; actrices atraídas por los toros y el flamenco como Ava Gadner; toreros, como Dominguín; militares, como Primo de Rivera; e incluso personalidades de la Corona. Se dice que el rey Alfonso XIII accedía a Villa-Rosa por los pasadizos que comunicaban el local y el Palacio Real. En los años 80, el Villa-Rosa apareció en una de las películas míticas de Pedro Almodóvar, porque allí se daban cita a altas horas de la madrugada multitud de personajes de la movida madrileña. ¿Veremos al Pedro Almodóvar de Bollywood en las fiestas que llegan a finales de junio a Madrid?

Te puede interesar...