Ruta para tapear por Almería

El arte del tapeo con gracia y esmero

Una pequeña muestra del ambiente del local.
Una pequeña muestra del ambiente del local.

Es sábado y estamos en Almería. Nada mejor que disfrutar del fin de semana a través de la gastronomía y, para ello, esta ciudad del sur es experta en mostrar a sus habitantes y a los turistas que la visitan una de sus mejores caras: la cultura de la tapa.

En Almería, disfrutar del arte abarca también el terreno de lo que algunos llaman cocina minimalista, aunque aquí ese adjetivo se quede pequeño para calificar los platos que, con gracia, esmero, calidad e imaginación acompañan gratuitamen la bebida que elijamos

La ciudad que más horas de luz tiene al año invita a sus habitantes y visitantes a llamar a familiares y a amigos y echarse a las calles. El centro de Almería es como un mapa del tesoro con paradas de excepción en las que hacer un descanso. Oro, incienso y mirra ofrecidos desde las barras de todos los bares del mundo concentrados aquí, en la bahía que acuna al Mediterráneo.

Crujiente de morcilla del bar 'Nuestra Tierra'.
Crujiente de morcilla del bar 'Nuestra Tierra'.

Si hay un lugar que destaque sobre los demás, por el número de visitas que recibe, es el casco histórico almeriense, cuya columna vertebral –desde el Puerto hasta las inmediaciones del Cerro San Cristóbal– son la Calle Real y su continuación, la calle Jovellanos. En la selección de los cinco establecimientos hosteleros que os ofrecemos a continuación se unen tradición y modernidad, profesionalidad y buen gusto. Comenzamos nuestra escapada gastronómica. ¿Nos acompañáis?

'Él vino en un barco'

Casi al final de la calle Real, según subimos por ella a nuestra izquierda, encontramos este local que lleva entre los habitantes de Almería desde noviembre de 2014. La dueña del mismo, Catalina Landín, pensó en un lugar que aunara buen gusto y calidad en sus productos. El nombre del bar ya nos invita a cantar aquella copla de doña Concha Piquer y al final de la noche es justo lo que logra el equipo que allí trabaja: que salgamos cantando y riendo por el buen rato transcurrido entre paredes decoradas con el estilo que caracteriza a esta familia y por la amabilidad de los profesionales que nos atienden.

Detalles de la decoración de este bar tan especial para sus clientes.
Detalles de la decoración de este bar tan especial para sus clientes.

Dicen sus clientes que es un bar vintage, con un ambiente treintañero –tanto de edad como de espíritu– donde es obligada la parada cada fin de semana. Carlos Sánchez, Sergio Romero y Cándido Montoya, asiduos clientes, aseguran con simpatía que vienen aquí por lo bien que los acogen y porque "este lugar tiene intrahistoria y hay en él todo tipo de ambientes".

Pulpo con muselina de patata.
Pulpo con muselina de patata.

Hechas las presentaciones, Josete, bartender en 'Él vino en un barco' desde abril de 2015, junto a Jason, que lleva trabajando aquí un año, y Bastián, que refuerza el personal los fines de semana, empiezan a mostrarnos un abanico sin fin de tapas y cócteles que hacen temblar mi bolígrafo. Empanadilla de morcilla y manzana, Pulpo con muselina de patata o la Tosta de Inés Rosales con un toque personal desfilan por la mesa en la que nos encontramos mostrando sus mejores galas.

De postre, dos cócteles estrella: Mr. You, del que atrapa su intenso azul, y Bramble, donde el sabor a limón marca la diferencia. Nos contaron los ingredientes que llevan ambos, pero lo mejor no es saberlo, sino descubrirlo. Nos marchamos de 'Él vino en un barco' con la sonrisa en la mochila, la sensación de haber hecho unos cuantos amigos y el sonido de la campana tocada por Jason cada vez que hay bote. 

ÉL VINO EN UN BARCO – Calle Arco, 2. Almería. Tel. 687 95 78 49.
Los camareros de 'Él vino en un barco', Jason y Josete.
Los camareros de 'Él vino en un barco', Jason y Josete.

'De tal palo'

Lo conocen hace muchos años como el antiguo Museo del Aceite Castillo de Tabernas, que aún conserva allí un escudo que representa el oro líquido marca de esta tierra; de hecho, todavía se puede adquirir una botella de aceite, expuestos todos los diseños y variedades del mismo en un lugar especialmente dedicado a ello.

El callejón de siglos pasados y detalle de los mensajes que van dejando los clientes.
El callejón de siglos pasados y detalle de los mensajes que van dejando los clientes.

Inés Gil González y sus socios han sabido preservar la magia de este lugar y ofrecer a sus clientes un espacio donde degustar tapas y raciones de excepción en un entorno que ofrece muchos espacios de los que disfrutar. "Le ponemos mucho amor para que la clientela esté cómoda y todo salga bien", dice Inés, que lleva regentando junto a sus familiares –que son también sus socios– 'De tal palo', desde que se abriera en mayo de 2016.

Sus conocidos huevos son un buen reclamo
Sus conocidos huevos son un buen reclamo.

Solo hay que ver las mesas llenas del amplio comedor, que da la bienvenida nada más atravesar el portalón de madera y que muestra el éxito que ha ido aglutinando este local desde su apertura. Todos los días, y especialmente los fines de semana, cientos de personas llegan hasta aquí para degustar las Patatas a lo pobre con huevo, las Costillas, las Fajitas de pollo o los Phoskitos de salmón, comentan Adrián y Jesús, dos de los camareros que atienden amablemente a todos los que se acercan hasta allí.

La comida de 'De tal palo' y el trato amable, dos de las claves de su éxito.
La comida de 'De tal palo' y el trato amable, dos de las claves de su éxito.

Antes de que su clientela se vaya, la tradicional foto en el callejón del siglo XVII, que se conserva en su interior como recuerdo del trazado de las calles antiguas de la ciudad, y la costumbre de dejar una nota manuscrita que el equipo de este local guarda con tanto cariño que todas forman parte de la decoración de uno de sus paneles. 

DE TAL PALO – Calle Real, 15. Almería. Tel. 950 04 17 71.

'La Plazuela'

Ya en la calle Jovellanos, continuación de la calle Real, nos encontramos con 'La Plazuela', un local que lleva en Almería desde diciembre de 2013 y cuyos socios son un grupo de amigos, entre los que se encuentra Sergio Escudero Linares. Un buen día vieron las posibilidades que tenía un local con una plazoleta delante que, cada fin de semana, se queda pequeña para albergar a las personas que eligen este lugar.

La barra de 'La plazuela'
El ambiente de la barra un día cualquiera.

La barra es un ir y venir de platos que, desde una ventana conectada directamente con la cocina, sacan los profesionales del establecimiento para que el público saboree, entre otras, las tapas de Tosta de salmón con queso cremoso y aguacate, el Crujiente de Gallo Pedro, el Secreto o la Pizza Prosciutto con cebolla y tomate natural.

Las tapas se mueven tan rápido como se devoran en este punto de la ciudad.
Las tapas se mueven tan rápido como se devoran en este punto de la ciudad.

No está nada mal tener dos ambientes para elegir: el encanto de unas mesas bajo los árboles de una plazuela en pleno centro, o bien, un cálido interior con una decoración cuidada. Comentan algunos jóvenes –que han elegido La Plazuela para su cena de empresa– que el local cuenta con un pequeño reservado donde poder estar más tranquilos. Lo mejor, dicen, la calidad de las tapas y raciones y la rapidez del servicio. Y es verdad, los camareros vuelan para que el plato escogido no se enfríe y la cerveza no se caliente. Por eso, quizá, es habitual ver a gente haciendo cola para encontrar un sitio.

LA PLAZUELA - Calle Jovellanos, S/N. Almería. Tel. 950 71 07 76.

'Nuestra Tierra'

Cuando un bar tiene que cambiar de local porque el primero se le quedaba pequeño quiere decir que el negocio va bastante bien. En marzo de 2012, los hermanos Moisés y Diego Ferrón abrieron las puertas de este lugar que apuesta porque el 90 % de los productos que se utilizan sean de Almería, así como muchas de sus creaciones que están basadas en la cocina tradicional de esta provincia. Por eso, no es difícil encontrar en su carta tapas y raciones como los Gurullos con jibia o el Potaje de trigo. 

El famoso Ajillo, con crema de almendras, patata cofitada y entrecot, entre otros productos.
El famoso Ajillo, con crema de almendras, patata confitada y entrecot, entre otros productos.

La taberna 'Nuestra Tierra', que ha recibido premios en todas las ediciones del certamen gastronómico Ruta de tapas de la capital almeriense por aperitivos como el Bacalao frito con mayonesa de pilpil o el Ajillo, hecho este último con crema de almendras, pan, pimiento seco, patata confitada, taco de entrecot del Valle del Este y crujiente de puerro, cuenta con un público de todas las edades, treintañeros y familias fundamentalmente, que disfrutan de una cocina que mezcla lo tradicional con la vanguardia.

Clientes del local saboreando los platos de la casa.
Clientes del local saboreando los platos de la casa.

De repente, empiezan a salir de la cocina el Bacalao, el Pasamar, el Crujiente de morcilla o el Ajillo. Y, claro, a cualquiera se le hace la boca agua… Pilar y Antonio, una pareja a la que le gusta acercarse desde su barrio al centro cada vez que pueden para tapear en los bares del casco histórico, nos confirman la calidad y el buen gusto de esta taberna que también ha sido visitada por los distintos actores de producciones como Juego de Tronos o Éxodus, que han elegido Almería como su lugar de rodaje. Seguro que la gastronomía y el buen hacer de este equipo han jugado a favor.

NUESTRA TIERRA – Calle Jovellanos, 16. Almería. Tel. 679 89 74 32.
Las terrazas son casi siempre en estas tierras una feliz idea
Las terrazas son casi siempre en estas tierras una feliz idea.

'Casa Puga'

Los años pasan y el centro de Almería ve cómo su fisonomía va cambiando de la mano de locales modernos que se unen a esta familia de hosteleros que no pretenden otra cosa que agradar a los habitantes de Almería y a todo el que llega de fuera. Sin embargo, hay una fachada que permanece en el tiempo, la de 'Casa Puga', fundada en el año 1870. 

Abierta desde 1870, 'Casa Puga' es un paso obligado.
Abierta desde 1870, 'Casa Puga' es un paso obligado.

No podíamos faltar a este local, que se ha convertido en una referencia no solo de los almerienses, sino de todos los turistas que se acercan a esta tierra. Todos, famosos incluidos, saben que las paradas obligadas cuando alguien viene a Almería son la Alcazaba, la Catedral y 'Casa Puga'. Eso cuenta Juan Martínez, que lleva toda la vida trabajando en este edificio típico de la arquitectura almeriense del siglo XIX, que antes de convertirse en el punto neurálgico de la tapa de Almería era una posada.

Las gambas rebozadas, de las raciones favoritas del lugar.
Las gambas rebozadas, de las raciones favoritas del lugar.

Desde que 'Casa Puga' se convirtiera por méritos propios en ese espacio que nadie puede dejar de visitar, han pasado por su barra y por sus mesas lo más granado del mundo de la política, el cine, el toreo, la canción y el cine. Y es que el nombre no podría ser más adecuado porque, nada más entrar, el ambiente te atrapa.

De decoración tradicional, una barra que siempre está llena de gente a ambos lados, profesionales y clientes de toda la vida no quieren renunciar a su cerveza tirada en vaso de caña acompañada de la tapa de siempre: Gallo, Chipirones, Adobo, Almejas, Champiñón a la plancha o una de sus raciones con premio: la Gamba rebozada. 

Las paredes de 'Casa Puga' cuentan parte de su historia
Las paredes del establecimiento cuentan parte de su historia.

Mirar las paredes de 'Casa Puga' es encontrarse con fotografías de rostros conocidos que han pasado por allí, así como de santos y vírgenes (también es punto de reunión de las cofradías durante todo el año). Subir la vista al cielo del local es toparse con los jamones de Serón, junto a una colección internacional de botellas de coñac, lo cual da suficiente confianza para saber que estamos en el enclave adecuado y solo nos queda esperar la sorpresa de lo que allí ocurra, dejándonos llevar por los sabores, los olores y el bullicio, que te acunan invitándote a permanecer unas cuantas horas en lo que ya es un hogar del que uno no quiere marcharse.

CASA PUGA – Calle Jovellanos, 7. Almería. Tel. 950 23 15 30.
 

Te puede interesar...