Cuatro recetas para cocinar arroz en microondas

Ni te imaginas lo rico que queda el arroz en el micro

arroces microondas
Se pueden preparar incluso recetas elaboradas.

No es ninguna herejía, qué va. Incluso los menos cocinillas saben que el arroz es uno de los alimentos que mejor combina en diferentes platos. Pero lo que quizás ignoran es que el microondas puede ser un muy buen aliado para cocinarlo. Blanco y sencillo, con gambas, morisqueta criolla o con lentejas; cuatro pruebas de que se pueden cocinar platos elaborados sin horno ni fogones. 

Cuando se dispone de poco avituallamiento de cocina o, por qué no decirlo, no se tiene para cocinar más que un microondas –no es algo raro, es más habitual de lo deseable– no hay que resignarse a comer solo pizzas o platos precocinados. Se puede hacer mucho más que recalentar en ese horno de tan mala fama injustificada por completo, porque no se basa en ninguna razón lógica ni científica. 

El azafrán queda muy bien en el arroz con gambas.

El microondas es un instrumento para cocinar como otro cualquiera. Su fuente de energía calorífica, por el contrario, es diferente de las más comunes en los otros más clásicos, desde una hoguera, la cocina económica de las abuelas, los fogones eléctricos –plancha, vitrocerámica, inducción– o los quemadores de gas de nuestros días. No encierra ningún misterio, calienta y cocina la comida de un modo similar a la inducción, aunque no sean lo mismo. Nadie que cocine o coma platos elaborados en este horno contrae enfermedad alguna ni tampoco cocinar con microondas supone un desdoro para el cocinero, particular o profesional que lo utiliza.

Ya es hora de que los microondas sirvan para algo más que para calentar la leche del desayuno o el agua para una sopa o unos spaghetti de sobre –aunque estoy convencida de que muchos más de los que imaginamos cocinan en microondas, aunque no lo reconozcan–. El único límite, casi, que impone este horno es que no se puede cocinar en él cantidad para muchas personas, máximo para 3 o 6, dependiendo del tipo de plato de que se trate.

Jamón y chorizo para la morisqueta.

Con un microondas se pueden preparar muchas cosas muy interesantes. Por ejemplo tres platos de arroz, además de un arroz blanco para que sirva de base a otros platos, que pueden estimular la imaginación del lector. Así se le ocurrirán otros tantos más con las variaciones que estas recetas le sugieran o que adapte a su gusto particular.

Uno de los únicos secretos para conseguir un resultado inmejorable es comprar ingredientes de primera, mejor de calidad extra, en este caso el arroz. Los otros ingredientes también. Es algo común a todos los casos cuando se trata de cocina. Malos ingredientes darán resultados muy pobres. No se deben comprar ingredientes de medio pelo porque se vaya a cocinar en microondas. Eso es algo de cajón. 

Es conveniente estudiar la potencia en las distintas posiciones de los mandos del microondas que se tenga en casa. No todos son iguales, no todos definen la potencia en números, por ejemplo 300, 600, 900. Los hay que indican I, II, III y descongelar con un símbolo parecido a *. 

NOTA: El arroz se solía medir en volumen y no en peso y es recomendable seguir esta costumbre. 

Arroz blanco

  • 1 cucharadita de sal
  • 1 diente de ajo sin pelar y una hojita de laurel (opcional)
  • 2-3 cucharadas de aceite o mantequilla equivalente, o mezcla de los dos
  • 300 ml de grano largo, Basmati o 300 ml arroz de grano redondo, Bomba o similar
  • 3-4 clavos de olor y una cucharadita de semillas de mostaza (opcional)
En menos de un cuarto de hora puedes tener tu guarnición.

PARA 4 PERSONAS

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 25 minutos

TIEMPO DE COCCIÓN: 15 minutos

 

ELABORACIÓN: 

Si el arroz que se quiere hacer es de grano largo, un buen Basmati de Paquistán estaría bien. Lavarlo antes de nada en un colador de paso fino bajo el chorro de agua y luego remojarlo y removerlo dentro de su colador en un barreño bien lleno de agua. Escurrir y dejar que casi se seque en el colador. Luego en ambos casos proceder del mismo modo.

Calentar en un recipiente apto para el microondas de un poco más de 1,25 litros de capacidad, tapado, la grasa elegida o la mezcla de ambas durante apenas 1 minuto, con las especias, si se va a hacer de grano largo y especiado; y con el ajo y el laurel si es de grano redondo el arroz elegido y se quiere aromatizado. 

Normalmente, con tan solo 5 minutos es suficiente.

Sacar el recipiente del microondas. Añadir el arroz largo muy bien escurrido y casi seco al recipiente con las especias o el arroz redondo en el caso de que sea la opción elegida. Revolver con la grasa caliente y 1 cucharadita de sal, al gusto, en ambos casos. Añadir de agua caliente del grifo 2 veces el volumen de arroz largo, y 2 veces y 1/4 de agua al arroz redondo. Revolver, probar de sal y rectificar.

Introducir en el microondas el utensilio con el arroz largo especiado, cubrir con una tapa para tal uso y programar 5 minutos a potencia media. Abrir el horno, observar el arroz, darle una vuelta y volver a programar otros 5 minutos o un poco más si estuviera muy duro, pero no es probable. Cuando acabe esta segunda cocción, dejar en reposo sin abrir el horno durante 2 minutos antes de sacarlo. Esponjarlo con un tenedor de púas largas para separar los granos. Este arroz es estupendo para acompañar un curri de verduras o de carne, o cualquier otro plato de inspiración oriental.

Para el arroz de grano redondo, una vez lleno de agua con la sal, cubrir con la tapa, introducir en el horno y programar 10 minutos a potencia media. Al final, esperar unos 2 minutos antes de abrir el horno y sacar el utensilio. Este es buenísimo para acompañar calamares en su tinta, albóndigas de carne y muchos otros platos de cocina tradicional.

Si estos arroces se cocinan sin ningún perfume, pueden servir de base para otros platos en los que sea necesario el arroz cocido sin más, como las ensaladas o la morisqueta.

Arroz con lentejas de Egipto y cebolla crujientes

  • 100-150 ml de aceite de cacahuete o girasol
  • 1 cebolla mediana dulce (cebolla, no cebolleta)
  • 1 cucharada de comino recién molido
  • 1 cucharada de cúrcuma en polvo
  • 250 ml de arroz de grano largo
  • 2 puñados bien llenos de pasas de la variedad que se quiera
  • 30 g de mantequilla o 3 cucharadas de aceite (de oliva virgen extra o de girasol)
  • 75 g de lentejas verdinas
  • Agua
  • Sal
Las tiras de cebolla exigen un poco más de trabajo, pero el resultado merece la pena.

PARA 4 PERSONAS 

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 15 minutos

TIEMPO DE COCCIÓN: 45 minutos

 

ELABORACIÓN: 

Pelar y cortar la cebolla en lonchitas finas de polo a polo. Poner la mitad en un recipiente apto para microondas, un poco hondo con el aceite de cacahuete o girasol, espolvorear con una pizca de sal e introducir en el microondas, tapado. A potencia media unos 3 minutos. Abrir, remover y dejar otros 3 minutos, pero vigilar de cerca, cada microondas tiene sus secretos y "manías" y puede achicharrar las cebollas en cualquier momento. 

Cuando estén las tiritas doradas, sacarlas con una pinza de fritos a otro plato con papel absorbente triple. Repetir la operación con la otra mitad y reservar en el papel. En contacto con el aire se pondrán crujientes, deliciosas y doradas. Reservar.

La combinación entre cereal y legumbre se lleva realizando desde la antigüedad.

Mientras se van haciendo las cebollas, lavar el arroz Basmati como se ha explicado en el arroz blanco. Mientras escurre, preparar las lentejas. Colocarlas en otro recipiente apto para microondas bien cubiertas con 300 ml de agua y con un poco de sal. Introducir en el microondas, tapadas, a potencia media durante 20 minutos. No tienen que quedar muy blandas, siempre bastante duras, parecerán crudas, pero no hay que preocuparse. Aún tienen que cocer con el arroz. Escurrir el exceso de agua, si lo hay, y revolver con las pasas. Reservar.

En otro recipiente apto para microondas –de 1,25 litros de capacidad– calentar la grasa y espolvorear por encima el comino y la cayena. Introducir en el microondas durante 15 segundos. Añadir la cúrcuma, el arroz, las lentejas con las pasas, un poco de sal y remover bien para mezclar todo. Verter encima 1/2 litro de agua caliente del grifo, remover, probar de sal, rectificar e introducir en el microondas, tapado. 

Cocinar el arroz con lentejas durante 10 minutos. Esperar 2 minutos antes de abrir el horno. Sacar el utensilio del horno y con un tenedor de púas largas esponjar el arroz para separar los granos. En un plato hondo o en 4 platos montar como una montaña o varias de arroz y coronar las cimas con las cebollas crujientes. 

NOTA: Las lentejas en este arroz tienen que conservar su forma y estar un poco crujientes. Resultan muy agradables así.

La mezcla de cereal y leguminosa se repite desde la antigüedad más remota en todos los continentes, pues la combinación de sus proteínas vegetales es muy nutritiva y completa. En el occidente de la península del Indostán hay un plato vegetariano de arroz con lentejas muy parecido y es evidente que en su camino desde el valle del Indo hacia occidente el arroz llegó con algunas de sus formas de cocinarlo casi intactas, como esta. A veces en Egipto se prepara este plato, koshary, añadiendo un poco de pasta de formato pequeño, un poco de tomate o salsa de tomate y con garbanzos, además de lentejas.

Morisqueta criolla de Filipinas

  • 1 cebolleta grande
  • 1 huevo de cría ecológica u orgánica
  • 1 receta de arroz redondo blanco en microondas con ajo y sin laurel
  • 2 cucharadas de aceite
  • 2 pencas de apio verde pero tierno
  • 3 - 4 cucharadas de salsa de soja y más para servir
  • 50 g de una punta de jamón ibérico
  • 75 g de chorizo semicurado
  • Salsa de pescado
La presentación de la morisqueta es especialmente atractiva.

PARA 4 PERSONAS

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 10 minutos

TIEMPO DE COCCIÓN: 18 minutos

 

ELABORACIÓN: 

Batir el huevo en un plato o en un frasco limpio y de cierre hermético, con una pizca de sal, 1/2 cucharadita de salsa de soja y unas gotas de salsa de pescado. 

Untar con un papel absorbente con aceite el fondo de un plato grande que quepa en el microondas. Meterlo en el horno y repartir la mitad del batido en el fondo en una capa muy fina. Cerrar y programar 2-3 minutos a potencia media, menos tiempo cuanto menos fresco sea el huevo, pues habrá perdido líquido. Sacar el plato y despegar la tortilla fina que se ha formado. Ponerla en una tabla. Repetir con el resto del huevo. Colocar la otra tortilla encima de la primera y enrollarlas juntas antes de que se endurezcan. Reservar.

Mientras se hacen las tortillas ir limpiando y picando el chorizo, el jamón y las verduras en dados de 1 cm de lado. En un recipiente apto para microondas echar el aceite y el chorizo. Sofreír durante 1 minuto a potencia media. Sacar, añadir el jamón e introducir otra vez durante 1 minuto. 

Morisqueta de arroz
Se puede preparar tanto con arroz redondo como largo.

Sacar el recipiente, añadir el arroz ya cocido y darle bien de vueltas para que se impregne de la grasa del chorizo y el jamón. Si el arroz estaba frío, hecho de mucho antes, introducirlo en el microondas en este momento y calentarlo durante 2-3 minutos.

Sacar del microondas el recipiente con el arroz ya caliente, añadir las verduras picadas, revolver bien e introducir de nuevo otro minuto más. Regar con el resto de salsa de soja y revolver muy bien. Pasar el arroz a la fuente de servicio, más ancha que honda.

Cortar las tortillas enrolladas en tiritas como spaghetti y colocarlas sobre el arroz dibujando como una corona. Se puede servir tal cual, caliente, o a temperatura ambiente, siempre acompañado de más salsa de soja para quien quiera.

NOTA: La morisqueta se puede preparar con arroz de grano largo en lugar de con el de grano redondo, pero eso va en gustos. Yo antes la hacía siempre con grano largo y desde hace unos años la preparo con arroz de grano redondo.

Arroz de gambas

  • 1 hoja de laurel
  • 1 trozo de hueso de rape
  • 24 gambas de Huelva pequeñas
  • 2 buenos pellizcos de azafrán, que llenen el centro de la pililla de la mano medio cerrada
  • 2 ñoras, lavadas y limpias de rabos y semillas
  • 350 ml de arroz redondo
  • 3 dientes de ajo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Agua
  • Sal
Las gambas de Huelva y el arroz, una mezcla muy gustosa.

PARA 4 PERSONAS

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 15 minutos

TIEMPO DE COCCIÓN: 12 minutos

 

ELABORACIÓN: 

Pelar las gambas –reservar 4 para el adorno de los platos, pero quitarles las patitas y bigotes– y echar cabezas, carcasas y el hueso de rape con las ñoras, 1 diente de ajo sin pelar y el laurel, todo en un recipiente apto para microondas. Reservar las colas de las gambas para el final. Llenarlo para cubrir todo con 1/2 l de agua mínimo, añadir un poco de sal y cocer durante 10 minutos. 

Mientras se hace el caldo, pelar y picar los otros dientes de ajo y machacarlos con un poco de azafrán y un poco de sal en el fondo del recipiente apto para microondas en el que se hará el arroz o en un mortero. Sacar el caldo del horno cuando se termine el tiempo programado, escurrirlo. Reservar 1/2 ñora y sacar con una cuchara la pulpa de las otras mitades o trozos.

En menos de media hora puedes conseguir un "arroz con marisco".

En un recipiente apto para microondas o en aquel en el que están el ajo y el azafrán echar el aceite y sofreír la pulpa de la ñora con el ajo y el azafrán machacados, bien tapado durante 20 segundos a media potencia. Sacar del horno, añadir el arroz, revolver todo junto y añadir el caldo obtenido aún caliente con agua añadida, si es necesario, para conseguir un poco más de 600 ml de líquido. Probar de sal y rectificar.

Volver a introducir en el microondas y programar 10 minutos a media potencia.  Al terminar el tiempo, sacar del horno, añadir las colas de las gambas espolvoreadas de sal, revolverlas con el arroz y colocar por encima las 4 gambas enteras reservadas. 

Introducir de nuevo en el microondas y programar 1 minuto a media potencia. Esperar 2 minutos antes de abrir el horno. Sacar, disponer en una fuente bonita y adornar con las 4 gambas enteras. Se puede servir con alioli.

Más en...