Recetas fáciles con níscalos para el otoño

Dos formas de cocinar níscalos para celebrar el otoño

Níscalos
Las primeras lluvias dan la bienvenida a las recetas con níscalos en las cocinas. Foto: César Cid

Las lluvias vuelven y las setas, también. El fin del verano aleja las playas del imaginario y acerca las rutas por el monte. Al igual que los pensamientos, los paladares también cambian de estación y las recetas con níscalos protagonizan los anhelos gastronómicos de los aficionados a la buena mesa. Aquí encontrarás dos formas diferentes y deliciosas de degustar este manjar estacional, una más ligada a la tradición patria y otra que te hará viajar hasta sentirte en Delhi.

Los níscalos son uno de los productos más tradicionales en las recetas vinculadas al comienzo del otoño. Las lluvias vuelven y, del suelo de los montes, comienzan a crecer estos hongos, tan apreciados por su sabor y la versatilidad que ofrecen.

# 1. Níscalos al horno

1. Níscalos al horno

La carne de los níscalos tiende a ser ligeramente ruda, pero el gusto que desprende es, sin duda, lo suficientemente refinado como para formar parte de la élite gastronómica durante esta estación. Este aspecto, la consistencia tosca de las piezas, hace que sea recomendable someter a los níscalos a un tratamiento prolongado.

Níscalos al horno
El horno refina la textura de los níscalos. Foto: Agefotostock

Cocinar estas setas al horno es una de las formas que se consideran más adecuadas y tradicionales, siendo el ajo y el perejil los complementos idóneos cuando se preparan con esta técnica.

# 2. Níscalos con arroz, conejo y sofrito

2. Níscalos con arroz, conejo y sofrito

Tampoco están nada mal cocinados con arroz, puesto que su tiempo de cocción -tras sofreírlos- casi coincide con el del cereal. Los aromas de las hierbas del otoño, que acompañan a muchos arroces en esta temporada, también les van igual de bien. La verdad es que la receta que se ofrece aquí no es este tipo. Hay que probar...

Níscalos con arroz
A pesar de la exótica mezcla de especias, esta receta resulta muy mediterránea. Foto: Rosa Tovar