El Palacio del Bailío constituye un inspirador equilibrio entre pasado y presente. Las caballerizas, las cocheras, los pajares, los graneros, los restos romanos sobre los que está edificado, las pinturas originales de gran valor y su hermoso jardín, representan hoy en día una cuidada armonía entre diseño, historia, espacio y luz. En este hotel de cinco estrellas todo se cuida al más mínimo detalle por lo que alojarse en él es un auténtico regalo.

Te puede interesar...