Suites diseñadas por Frank O. Gehry o Ricardo Bofill, con enormes terrazas asomadas al Atlántico o al paseo de la Castellana, con chófer, con mayordomo, con piscina climatizada… Si somos ricos o nos toca la lotería, podemos dormir en la misma cama que Michelle Obama o Brad Pitt. La más barata cuesta 580 euros; la más cara, 11.000.