La llegada de las bajas temperaturas no es excusa para quedarse en casa. Un buen plan de invierno incluye manta y sofá pero, tras ver esta selección de alojamientos, seguro que no nos costará añadir una chimenea y un buen libro; o una copa de vino y una charla entre amigos. El calor del fuego reconforta, relaja y hace que nos sintamos protegidos y eso es algo que sabemos desde tiempos remotos. Chimeneas modernas, de hierro o tradicionales; en el salón de lectura, el comedor o en la propia habitación. Lo importante es acurrucarse y dejarse hipnotizar por el crepitar de las llamas.

Te puede interesar...