Cuando llega el verano y soñamos con las vacaciones perfectas, a menudo nos imaginamos dándonos un refrescante chapuzón en una piscina paradisíaca. Por eso en esta ocasión, para elegir hotel, nos vamos a olvidar de factores como la ubicación, el tamaño de las habitaciones o incluso el precio, para centrarnos en lo que realmente es importante: buscamos piscinas de película, espectaculares, para quedarnos a remojo hasta tener arrugados los dedos de las manos. Asegúrate de meter en la maleta el bañador y la toalla porque será lo único que necesites para ser feliz en cualquiera de los alojamientos de este listado.

Te puede interesar...

Hoteles en castillos Mejor que reyes

Dormir en un castillo

Si el infante don Juan Manuel o los reyes de Portugal levantaran la cabeza y vieran sus castillos transformados en hoteles, maldecirían su...