Fiestas Patronales de la Virgen del Castillo

Yecla (Murcia)

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Arrodillado, un hombre de solemne uniforme hace movimientos rituales con una bandera, rodeado de nubes de humo y de todo el pueblo de Yecla. Presente, la Virgen del Castillo, que hace un viaje desde su Santuario, en el cerro, hasta la basílica de la Purísima Concepción, donde está al menos nueve días, para luego volver por donde vino el domingo siguiente. Y siempre acompañada por los yeclanos y por el tronar de los arcabuces.
Esta fiesta, que tiene sus actos distribuidos en varios días de diciembre, especialmente del 5 al 8, tiene su origen en la sublevación de Cataluña de 1640 y la guerra contra Francia. En 1642, 61 yeclanos tuvieron que coger las armas a la llamada del rey de España, para acuartelarse en la provincia de Castellón. Tras seis meses allí, sin entrar en combate, los soldados volvieron sanos y salvos y decidieron subir al santuario del cerro, a dar gracias a la Virgen. Año tras año, los vecinos de Yecla repitieron de forma espontánea e informal el ritual, hasta que se fue dando forma a la fiesta durante todo el s. XVIII.
Los encargados de la organización son los mayordomos y clavarios, reunidos en asociación desde 1932, que son también los que disparan los arcabuces, en salvas cerradas o por separado. El ruido es protagonista de estas fiestas durante la alborada y en los ‘castillicos’ de fuegos artificiales. Yecla presume de estar de fiesta todo el año. Su calendario empieza con San Blas, sigue en Carnaval y Semana Santa, celebra la Romería de San Marcos, cuelga los muñecos en Los Judas, festeja San Isidro, hace Feria en septiembre y termina el año con la Virgen del Castillo.

Localización

38.613351, -1.115638