{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Carrascal del Río

La ermita de San Frutos, una joya que domina el río Duratón

Compartir

El parque natural de las Hoces del río Duratón, de 5.000 hectáreas, es su mejor carta de presentación. Carrascal del Río puede alardear de pertenecer a un enclave natural, espectacular y paradisíaco, un lugar de peregrinación.

La antigua fragua del pueblo se encuentra bien conservada. Sus habitantes se dedicaban antaño a la agricultura y a la ganadería. El núcleo de Burgomillodo, a 3 km de Carrascal del Río, tiene la ermita de San Frutos (patrón de Segovia), que fue declarada Bien de Interés Cultural (BIC) en el año 1931. La ermita se sitúa sobre el río Duratón, un entorno bello y privilegiado para divisar el vuelo de aves como los buitres leonados o los alimoches. Se trata de una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Desde allí se puede observar la Peña Llorona, una roca que emana agua de forma continua.

Contacto

Localización