{{title}}
{{buttonText}}
1 /

L'Ametlla del Vallès

Arquitectura modernista de veraneo

Compartir

Esta tranquila localidad de veraneo, situada a escasos 40 kilómetros de la gran urbe de Barcelona, se ha convertido en segunda residencia para muchos barceloneses por su cercanía y las buenas comunicaciones con la Ciudad Condal. Sus orígenes se remontan a la Edad Media y el núcleo central de la población se empezó a formar en el siglo XVI, alrededor de la iglesia. En el siglo XIX comenzó a tener su fisonomía actual, gracias a los proyectos urbanísticos y arquitectónicos que llevó a cabo Manuel Joaquim Raspall, arquitecto modernista y novecentista, desde 1906 a 1912, con reformas y nuevas construcciones tan destacadas como Can Millet, El Café o el Ayuntamiento.

En los alrededores de L’Ametlla abundan las grandes masías, imponentes casas solariegas de arquitectura importante. Además de la mencionada Can Millet, hay que citar Can Draper, formada por varias construcciones alrededor de un gran patio cerrado, o Can Diví. Imprescindible hacer un recorrido por la población para contemplar su destacado patrimonio modernista. Desde el Ayuntamiento se propone una ruta para conocerlo y otra que recorre las distintas masías del entorno.

Contacto