Leintz-Gatzaga

El pueblo más salado de Guipúzcoa

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Leintz-Gatzaga, localidad guipuzcoana situada en la frontera entre Álava y Guipúzcoa, es un precioso pueblo de marcado carácter medieval, lleno de curiosidades y rincones por los que perderse. Su nombre, en castellano Salinas de Leintz, deja clara la impronta que la explotación de este mineral ha dejado en su historia. Las salinas fueron, de hecho, el origen del municipio, que fue fundado como villa en 1331. Quienes deseen conocer más sobre esta actividad pueden visitar el Museo de la Sal, ubicado en el mismo lugar en el que, durante siglos, se ha trabajado en la extracción y explotación de este mineral.

El otro eje que ha marcado la historia de este municipio es su privilegiada ubicación como punto de paso del Camino Real, que antaño comunicaba Castilla con la costa. Ello hizo que tanto reyes como personajes ilustres pasaran con cierta frecuencia por la villa, facilitando una gran prosperidad. Su precioso casco urbano medieval está plagado de palacios y edificios de solera, monumentos, escudos, portones y fachadas señoriales, todos ellos en perfecto estado de conservación. Destacan la Fuente de As de Copas, los palacios Garro y Soran y la Iglesia de San Millán. El trazado del casco urbano tiene forma de óvalo y está compuesto por tres calles paralelas. De las siete puertas originales de la villa, cinco sigue en pie.

Fuera del núcleo se encuentra el Santuario de Santa María de Dorleta, situado en un promotorio. El templo ha sido parroquia del municipio y hospedería del Camino de Santiago. Nuestra Señora de Dorleta fue nombra patrona de los ciclistas en 1973.

Contacto

Localización