Museo de la Sal

Museo de la Sal

Información turística: 943714792

http://www.gatzmuseoa.com

La sal compuso durante 1.500 años el `oro blanco´ de Leintz Gatzaga, y a ella debe su su nombre y fundación. Unas dorlas, o calderas de cobre que servían para la producción, ornamentan el escudo de la localidad, redundando en la importancia latente de la tradición salina en su historia local. Desde tiempos ancestrales, que remontan su origen a la Edad de Hierro, este municipio guipuzcoano desarrolló y centró su principal actividad económica en torno a la extracción de esta sustancia natural.
Situado en un emplazamiento rodeado de valor patrimonial, como es el que confiere ubicarse entre el estimable casco urbano y el Santuario de Dorleta, el Museo de la Sal aprovecha las antiguas instalaciones de una fábrica para dar a conocer a los visitantes el desarrollo de las técnicas de producción. En el museo se muestra, a través de un recorrido por imágenes y utensilios,  la evolución de los usos y costumbres de una industria que sirve, al mismo tiempo, para conocer con ha evolucionado la población. El pozo de extracción o los útiles empleados en las diversas épocas trazan una cronología perfecta que inicia su andadura en tiempos medievales y concluye en 1.972, año en el que cierra la empresa salinera. 
Un paseo por las galerías centra la atención del curioso en vitrinas y recreaciones, entrañando un viaje al pasado cargado de hierro, agua y leña, identificando el oriundo procedimiento de obtención de la sal, que lo diferenciaba de los métodos de otras localidades.