Pequeño municipio de la comarca del Ripollés situado en el valle de Camprodon, un entorno geográfico privilegiado de relieve abrupto y montañoso. Su ubicación es ideal para la práctica del turismo activo y son muchas las rutas que se ofrecen desde el municipio, ya sea a pie o en bicicleta, adaptadas a todos los niveles de dificultad para descubrir un patrimonio natural con paisajes de invierno, de verano o de ribera en función del destino que se elija.

El patrimonio histórico se concentra principalmente en la iglesia de Sant Esteve (s. XII), situada en el centro de la población. De estilo románico, consta de una sola nave y dos capillas añadidas en época posterior. En el interior del templo se puede contemplar el frontal de altar, la única pieza artística de época románica del Ripollés que se conserva en su lugar original. La iglesia alberga con frecuencia actividades culturales, entre las que destacan algunos conciertos del Festival de música antigua de los Pirineos, el de mayor magnitud en su especialidad en Europa.

Contacto

Localización