Medina-Sidonia

Medina-Sidonia

Información turística: 956412404

Web información turística

345 amigos tuyos ahora visitan Medina Sidonia... El balcón de Cádiz se eleva imponente y concienzudo a 330 metros sobre el nivel del mar, Medina Sidonia. Hace a su vez de balcón de la bahía de la tacita de plata y de red social, un lugar desde el cual el visitante podrá conectar con el crisol de culturas que fundamenta esta tierra con más de 3.000 años de antigüedad. Medina Sidonia está delineada por un anillo verde, donde empieza el parque natural "Los Alcornocales", entre la bahía de Cadiz y la sierra y donde iniciaremos sesión con el castillo de Torrestrella, un lugar para encontrarse con amigos, familia o en soledad. Un camino que insta a emprender la búsqueda del pasado andaluz en este singular pueblo.

Desde este mirador andalusí que recrea Medina Sidonia se puede ser testigo mudo de la presencia de los romanos a través de la calzada y sus entretejidas galerías subterráneas, agrupadas en el conjunto arqueológico romano, abierto a todo aquel que quiera asomarse. A los visigodos también es posible buscarles, desde las afueras de este pueblo blanco y gracias a uno de los templos más antiguos de Andalucía, la ermita de los Santos, antigua casa romana modificada en época visigoda. Los árabes tienen también su espacio en las lindes de Medina Sidonia, esperando al visitante y protegiendo este panorámico lugar con su muralla árabe y con los arcos que dan al visitante la bienvenida a la localidad, como el de la Pastora o el de Belén, emblemas del lugar y símbolo de su riqueza cultural e histórica. Adentrarse en Medina Sidonia, es reencontrarse con la historia a través de sus calles empedradas, con sus casas blancas de cal, desde las cuales se ascenderá hasta el casco histórico donde nos enfrentaremos con el pasado visigodo, musulmán, cristiano y romano, como aquel que reencuentra un amigo que hace muchos años que no veía en Facebook. Una vez en la Plaza de España, en el centro de esta red de calles del casco histórico, se impone una visita obligada para comprar alfajores, el dulce final para saborear este patrimonio cultural.

En Navidad toda Medina Sidonia se convierte por un día en Judea celebrando su Belén viviente en el que todos, visitantes y autóctonos, se convierten en parte del espectáculo y en el que se cuida hasta el más mínimo detalle.

Planes en Medina-Sidonia

Ver todos