{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Quintanar de la Orden

Sabor a anís bajo la Orden de Santiago

Compartir

En la provincia de Toledo, pero limitando ya con Cuenca, nos encontramos con un municipio al que le falta uno de sus apellidos. Es Quintanar de la Orden. Falta un importante apéndice en su nomenclatura, pues Quintanar fue un territorio protegido en sus días por la antigua Orden de Santiago, encargada de dar protección a todos los peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela y, al mismo tiempo, hacer retroceder a los musulmanes de la Península Ibérica. Esta orden, a medio camino entre lo religioso y lo militar, levantó en el término municipal importantes construcciones que desgraciadamente ya no se conservan.

Pero el templo más importante de Quintanar sí recuerda el legado de aquella legendaria asociación. Se trata de la Iglesia de Santiago Apóstol, de estilo tardogótico de transición al renacimiento. Curiosamente, fueron los propios vecinos de la villa, en el siglo XVI, quienes sufragaron los gastos de la edificación. Otra interesante muestra de arquitectura que podremos ver  es la Casa de Piedra, conocida también como Casa del Virrey. Fue levantada en 1622 por Pedro de Rada Martínez, de ahí el escudo familiar que se contempla en su fachada. Recientemente rehabilitada, ha reabierto sus puertas transformada en Museo Municipal. Al visitante probablemente también le llame la atención una especie de monolito o columna de piedra que hay frente a la Ermita de Santa Ana. Se trata de un antiguo rollo de justicia, del siglo XV, que se instalaba en las localidades que habían alcanzado la categoría de villa o en las que tenían alcalde. Al principio este rollo estaba colocado a la entrada del pueblo, como una especie de aviso a forasteros con malas intenciones. Funcionaba también como picota, en la que se exponían las cabezas cortadas de los maleantes.

Contacto

Reportajes recomendados Ver todos

Ver todos