Ripollet

Visita a un antiguo molino harinero

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Poco más de 10 kilómetros separan esta villa de la gran ciudad de Barcelona y, sin embargo, sigue conservando su esencia rural en el casco antiguo, a la vez que ha recuperado un entorno que la implantación industrial del siglo XX había hecho casi desaparecer.

Desde la antigua Plaça del Mercat se abren un buen número de callejuelas con edificios bajos y entre ellos sobresale el campanario de la iglesia parroquial, construido en el siglo XIX y adosado a la antigua iglesia, cuyo origen data del s. X.

Ripollet atesora un importante legado modernista con ejemplos como la Casa Padró y Cal Queixalista y también construcciones como Can Buixó, que data del año 1682, y Can Massachs, actual sede del Ayuntamiento.

La visita ineludible de este municipio del Vallès Occidental es la del Molí de Can Rata, uno de los últimos molinos hidráulicos harineros que estuvo en funcionamiento hasta 1956. Data del año 1825 y conserva toda la maquinaria original. Recientemente museizado, permite conocer cómo funcionaba la maquinaria y cómo era la vida de quienes habitaban en el molino. En la planta superior se puede visitar la exposición El pan de la diversidad, donde se habla de los cereales y de su importancia como alimento universal.

En las últimas décadas ha habido un gran empeño en recuperar las riberas del río Ripoll a su paso por la población y hoy se puede dar un agradable paseo bordeándolo; también el Parc dels Pinetons, con la Casa de Natura, es un espacio verde de visita recomendable.

Contacto

Localización