{{title}}
{{buttonText}}

Sant Hilari Sacalm

Capricho de bosques, cumbres y gotas

Compartir

Sant Hilari tiene mucha agua. De hecho, se la conoce como “La villa de las 100 fuentes” por sus numerosos manantiales, cuenta con unas Fuentes termales en medio de la Naturaleza y es donde nació la marca de agua mineral natural ‘Manantial de Sant Hilari’. Este pueblo es un pequeño refugio en medio de la majestuosidad del monte gerundense. Los exuberantes bosques que le rodean dan cabida a actividades como las Cabanes als Arbres/Cabañas en los árboles, unos deliciosos bungalós sobre abetos en medio de la montaña. También el parque Sant Hilari Aventura, que cuenta con cinco circuitos de tirolinas, puentes colgantes, cuerdas, etc. Su aire natural le ha animado asimismo a abrir un área de pernocta para caravanas muy completa. Al ser además el municipio más montañoso de la Comarca de la Selva, es un paraíso para el deporte de riesgo, la escalada, el parapente, el senderismo y la multiaventura.

Sus callejuelas, en general, son muy tranquilas y entre ella destacan la señorial Can Rovira o la bucólica Can Serras. Pero cuando llega Semana Santa, esa serenidad típica de Sant Hilari se transforma en euforia debido a su Vía Crucis viviente. Entonces, la población se multiplica, extasiada, para ser partícipe de cómo el pueblo entero se traslada a la época de la Pasión de Cristo. Toda la escena se representa “por capítulos”, haciendo un recorrido por el pueblo -completamente acondicionado- que comienza en la iglesia de Sant Hilari y termina en el Ayuntamiento. Pero no todo es Naturaleza o fechas especiales, Sant Hilari cuenta con varias fábricas donde se producen exquisitos embutidos o dulces mantecados con los frutos secos que ofrecen los alrededores. También con un museo de piezas de madera donde se observa cómo se trabajaba antiguamente dicho material y todo lo que se podía sacar de él. Una delicadeza que demuestra su tradición maderera.