Santa María del Camí

Santa María del Camí

Información turística: 971620131

Web información turística

Atravesando campos de algarrobos, almendros y viñedos; y funcionando como cruce de caminos de varias localidades mallorquinas, Santa María del Camí hace honor a su nombre, convirtiéndose en el punto de partida en el que el vino Benissalem 'inundó', de sus sabores y aromas tradicionales,  desde el siglo I a.C. no solo a la isla, sino también la península. Villa muy interesante, impregnada de la cultura talayótica, conserva tesoros del año 3.000 a.C como el pozo del pueblo, cuyo interior está hecho de piedras tan grandes que bien podrían ser de origen prehistórico. De porte aristocrático y carácter comercial, Santa María del Camí esconde bellas joyas guardadas en sus edificios más sagrados como la iglesia parroquial de Nostra Senyora del Camí o el convento del Minims. Además de tesoros arquitectónicos, esta localidad también le rinde culto al vino durante la fiesta del vino nuevo.

La Casa de la Villa guarda entre sus paredes un hermoso retablo gótico en el que aparecen representados la figura de la Virgen acompañada de jilgueros. Según la leyenda, para poder pagar al artista que realizó esta pieza, en 1390, el pueblo tuvo que subastar un caballo y un asno.

Planes Cercanos

Planes en Santa María del Camí

Ver todos