{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Santa Maria d'Oló

Un ramillete de valiosas iglesias románicas

Compartir

Este municipio de la Comarca del Moianès destaca por las numerosas iglesias románicas diseminadas en su territorio. Entre ellas destacan la de Sant Feliuet de Terrassola (año 927), restaurada en 1970; la de Sant Vicenç de Vilarassau (1134) de una sola nave con un ábside decorado con arcos lombardos, que conserva restos de pinturas románicas, y la de Sant Jaume de Vilanova, del siglo XI, de las pocas que quedan de planta redonda. Otros ejemplos similares los encontramos en las capillas de Sant Miquel d’Oló y Santa Creu de la Plana.

El casco antiguo de Santa Maria d'Oló, situado en el punto más alto, es de calles estrechas, casas de piedra y bonitas plazas que rodean la iglesia vieja con su destacado retablo barroco. Aquí se encuentran vestigios del castillo, documentado ya en 930, así como también la antigua Iglesia Parroquial de Santa María, edificio de la primera mitad del siglo XVII, levantada en el mismo lugar que la que fue consagrada en el año 999 y toda una serie de casas construidas la mayor parte durante los siglos XVII y XVIII.

La calle de Sant Antoni, conocida popularmente por la 'costa' debido a su considerable pendiente, comunica el casco antiguo con el ensanche urbanizado en el siglo XIX. Destaca aquí la nueva iglesia parroquial, construida entre 1957 y 1963. También es importante mencionar el patrimonio modernista de la villa, con obras del insigne arquitecto Josep Puig i Cadafalch, como la Torre de Vilanova y la Capilla de la Santa Creu de la Rodoreda.

Contacto

Localización