{{title}}
{{buttonText}}

Santacara

Vestigios de esplendor

Compartir

Si nos aproximáramos desde el norte, Santacara nos da la bienvenida con un impactante muro del siglo XIII. Es el único muro superviviente de lo que fue un importante castillo defensivo del Reino de Navarra. El espectáculo de sus casi 30 metros sobre el altozano es más que suficiente para convencernos de que entramos en un pueblo con historia. Claro, que si nos aproximamos a esta localidad de la Ribera Alta navarra desde el sur, nos topamos primero con el río Aragón y luego con el yacimiento romano de la importante ciudad de Cara, fundada durante las campañas de Quinto Sertorio y que, desde su hallazgo, ha dado nuevos motivos de orgullo a los santacareses. Pero, adentrándonos en la villa encontramos más razones para quedarnos por estas tierras.Tenemos la sensación de seguir viviendo la Historia a través de las casas señoriales blasonadas que todavía se conservan en sus calles, o atravesando el pórtico de la cisterciense iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, depositaria de tesoros de la imaginería y la orfebrería de los siglos XV y XVII. En el cielo vemos una bandada de aves migratorias. Se dirigen a su hogar provisional, la laguna de Pitillas, lindante con este término municipal y de obligada visita. Cae la tarde y se tercia el reposo degustando un buen plato de pimientos del piquillo.

Contacto