{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Santo Tomé del Puerto

A los pies de Somosierra

Compartir

El municipio de Santo Tomé del Puerto, con casi 300 habitantes, se instala a los pies del puerto de Somosierra. Es el punto de partida de un sinfín de excursiones. La ruta hasta el pico Cebollera, de 2.129 metros de altura, ofrece unas vistas espectaculares. Es, junto al Pico del Lobo, una de las cumbres más elevadas de la zona. Una cascada del río Duratón, a poca distancia de su nacimiento, se contempla ascendiendo por la antigua carretera Nacional I. 

El municipio está compuesto por cinco pequeñas localidades: Aldealapeña, La Rades, Siguero, Sigueruelo y Villarejo (capital). El origen de su nombre proviene de la devoción del municipio por Santo Tomás. La localidad se encuentra en un terreno irregular ya que está ubicada en las laderas del Sistema Central de la Península. En Santo Tomé del Puerto se puede visitar la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Natividad, en Villarejo. Se trata de un edificio de época barroca que se construyó a partir de materiales del convento de Santo Tomé.

En Rosuero no hay que perderse la ermita de San Juan Bautista y en Las Rades, la ermita de Santa Ana. Siguero cuenta con una iglesia dedicada a San Martín de Tours, de época románica, y la ermita de Nuestra Señora de Vargas, ubicada en un bonito entorno natural alejado de la población. Haciendo frontera con Duruelo se encuentran las Cuevas del Ranchón y muy cerca de Santo Tomé el viajero llegará al sabinar de Casla.

Contacto