{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Solivella

Castillo, vino y flores en las calles

Compartir

En la zona más montañosa de la Conca de Barberà se encuentra este pueblo, que creció junto al castillo en el siglo XII. El Castell dels Llorac es el principal atractivo turístico de la villa y fue palacio-residencia de la familia Llorac. Hoy se visitan sus dependencias y su gran patio central con sus torres y matacanes. Solivella es un laberinto de callejuelas con flores en los balcones y ventanas, pulcro y recoleto. En el centro se alza la iglesia barroca de l’Assumpció y en las afueras la bodega cooperativa que data de 1901, donde actualmente se elaboran vinos de la DO Conca de Barberà con la variedad autóctona llamada 'trepat'. Para conocer mejor la histora de Solivella y de su castillo hay que visitar el Museu del Castell i Centre d’Arquitectura Renaixentista; también es interesante contemplar la excelente colección de botijos (cantirs) que se exhibe en el Casal del Cantir, con 1.500 muestras.

Contacto