{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Talamanca

Vestigios medievales y bellos paisajes del río Llobregat

Compartir

El pequeño núcleo de Talamanca, en la Comarca del Bages, conserva su esencia de antaño con calles adoquinadas, rincones pintorescos y unas espléndidas vistas gracias a su situación de atalaya. Situado en el extremo del Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l'Obac, es un excelente punto de partida para realizar salidas y caminatas que permiten disfrutar del importante patrimonio natural del municipio. Aunque se han encontrado restos de un yacimiento ibérico, el origen de la población se relaciona con la existencia del castillo, documentado en el año 967. En la actualidad se ha convertido en un edificio señorial construido en el siglo XVIII a partir de una de las torres de la fortaleza original y conserva también algunos tramos de la antigua muralla.

También la Iglesia de Santa María de Talamanca tiene una significación especial en la historia de la villa. En esta iglesia románica de finales del siglo XII y reformada en el siglo XVII se encuentra el sarcófago de Berenguer de Talamanca, la familia que dominó estas tierras durante la Edad Media. Una de las construcciones más curiosas que se encuentran en el término es la llamada Casa de les Tines, situada en el camino que discurre paralelo al río Llobregat. Son siete tinas circulares, construidas con piedra seca entre los siglos XVIII y XIX, cuando en estas tierras había una próspera actividad vinícola, y que se encuentran en muy buen estado de conservación. Muy cerca se encuentra uno de los parajes más bonitos del municipio, el de los Tres Salts o Ulls del Llobregat, una serie de saltos de agua que a su paso forman bellas rocas erosionadas y profundas pozas de agua.

Contacto