{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Trucios-Turtzioz

Naturaleza y patrimonio, dos en uno

Compartir

El río Aguera persigue a esta localidad para no perderla de vista. Vigila cómo se salpican sus innumerables caseríos por el fondo de la Vega, también a veces pace junto al ganado que se asienta en la zona o se queda congelado observando el horizonte dentado que envuelve a la localidad. Y es que es lógica la preocupación del río Aguera por Trucios, pues parece que a esta villa pueda tragársela la naturaleza. Hasta el anillo montañoso que circunda el municipio, cuando caen las primeras nieves, parece engullir de blanco las pedanías que se dispersan en el valle. Entre ellas se pueden distinguir importantes casonas trucenses que luchan por imponerse frente a la hegemonía natural que predomina en el paisaje. Entre ellas se encuentran importantes casas palaciegas como la de Tueros o Arteaga, las casas torres como la de La Puente o Basinagre, o las innumerables ermitas rurales que recorren la villa junto a la iglesia parroquial de San Pedro de Romaña, declarada Patrimonio Histórico de Bizkaia, de estilo gótico y con elementos renacentistas.

Los amantes de la naturaleza tienen que prolongar la visita por el Parque Natural de Armañón, situado entre el pueblo y Valle Carranza.

Un simple paseo por estas tierras de la región occidental de Bizkaia es suficiente para ver al bello entorno natural y al patrimonio rivalizar por el primer puesto de la belleza rural de Trucios.

Contacto