{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Vilamaniscle

Buenos vinos y huellas de un pasado megalítico

Compartir

Vilamaniscle es un pueblo discreto y tranquilo, situado bajo la influencia de la Sierra de l’Albera, en el interior de l’Empordà, cercano a la frontera con Francia. Cuenta con un patrimonio notable que recorre varias épocas históricas y un bello entorno natural, tal y como puede observarse en el Mirador del Suro Gros. La agricultura de secano, y de un modo especial los viñedos, le confieren un sello distintivo que tiene en los vinos, muy apreciados en la comarca, su resultado final.

El pasado prehistórico, muy presente en toda la comarca con múltiples monumentos megalíticos, también tiene su espacio en Vilamaniscle. El menhir del Mas Roqué, también conocido con el nombre de la Pedra Dreta (piedra derecha) tiene 3 metros de altura, es de pizarra y cuentan que si uno coloca el oído junto al monumento se puede oír el mar.

En el punto más alto del pueblo se encuentra el Castillo de Vilamaniscle, un edificio de tres niveles que se asemeja más a una masía que al nombre que lo define. Tiene ventanas con arquitrabes y un escudo barroco. La Iglesia Parroquial de Sant Gil (siglos XVII y XVIII) consta de una nave con cabecera semicircular y dos capillas laterales.

Contacto