Monasterio de Teror

Monasterio de Teror

La construcción de monasterio cisterciense de Teror tiene sus orígenes en la época de la desamortización eclesiástica, en la segunda mitad del siglo XIX, cuando las monjas bernardas establecidas fueron obligadas a abandonar el convento de San Ildefonso y se trasladaron a Tenerife; posteriormente, ayudadas por el Obispo Pozuelo, regresaron a Gran Canaria, en 1880, y se establecieron en el Palacio Episcopal de Teror.
El edificio, de aspecto sobrio, presenta tres cuerpos principales. Actualmente, la comunidad cisterciense que aquí habita es muy conocida por la elaboración artesanal de dulces.

Contacto

Calle Subida del Castaño, 26

Más monumentos en Teror