Museo de la Almadía

Museo de la Almadía

Antes de que se inventara tal palabra, los montañeses de Burgui ya hacían rafting, aunque no por deporte sino como medio de vida. Durante siglos, el pueblo vivió del comercio de la madera. Para transportarla río abajo, desde los valles pirenaicos, se inventaron las almadías: unas balsas de troncos amarrados que desafiaban el peligro de esas aguas bravas con solo dos largos remos como arma. La tradición siguió viva hasta mediados del siglo XX, tiempo suficiente para dejar una huella profunda en el pueblo. Hoy, esa memoria se ha reunido en un museo que es a la vez un homenaje y un paseo por la Navarra más rural. Nos queda claro desde que entramos y nos topamos de frente con una recreación de un bosque de pinos: de allí salía la materia prima de esta  aventura, en un proceso que el museo nos explica paso a paso: cómo se explotaba la foresta, el montaje de las almadías, su amarre con vergas vegetales… Después venía jugarse la vida en los rápidos, sin neopreno protector ni equipos de rescate preparados para actuar. Todo ello se nos explica a través de documentos, películas, fotografías y audiovisuales, acompañados de reconstrucciones que muestran cómo era la vida en el valle, los trajes, las herramientas, las balsas, etc. Existe además una fiesta, el Día de la Almadía, en que Burgui recrea el descenso del río al modo tradicional. Después de recorrer este museo, más de uno saldrá con ganas de apuntarse.

Contacto

42.720571, -1.004725
948477153
http://almadiasdenavarra.com/