{{title}}
{{buttonText}}

Potaje de tagarninas o cardillos

Vejer de la Frontera, Cádiz

Compartir

El potaje medieval permanecía en el fuego y a él se iban agregando los ingredientes: se echaban las verduras de temporada y, si había suerte, algo de carne. Combatía los rigores del frío y calentaba el cuerpo. En Vejer es típico el potaje de tagarninas, una planta silvestre de hojas y tallos espinos. También se la conoce como cardillo, en otros lugares; si no queremos campear para buscar el vegetal fresco, hay tiendas y establecimientos donde se vende ya lavada y troceada.
En una olla ponemos agua en abundancia para que se vaya calentando. Una vez que hierva, cocemos el cardillo limpio y sin hilachas. Cuando ya esté cocido, por separado preparamos un guiso de carne con garbanzos o habichuelas y añadimos un par de dientes de ajos, machacados en el mortero con una cucharadita de pimentón, dos de aceite de oliva y una pizca de sal. Se le añaden las targarninas bien cocidas y se hierve todo a fuego lento durante un par de horas, o en menos tiempo si utilizamos una olla exprés. Por separado, troceamos pan y lo freímos al estilo de tropezones. Cuando este el potaje listo, se le añade el pan frito, o la pringá como acompañamiento. Es un buen plato que calienta y alimenta el cuerpo. Puede acompañarse con de un buen vino tinto.

Contacto

Localización

Plaza de España, 1, 11150 Vejer de la Frontera, Cádiz