CARRETERAS PARA PERDERSE: RUTA DE MUÑORRODERO A LA CUEVONA (61 km)

Un regalo para recordar

Los bolos y la sidra, dos clásicos.

Con tres días por delante entre Cantabria y Asturias, es probable que te encuentres con todo tipo de tiendas de souvenirs o delicias de la tierra. Si eres de los que compran allá donde van, para los tuyos o para ti mismo para recordar el viaje a la vuelta, toma nota.

Juegos de bolos de madera, artesanos; madreñes o albarcas en Asturias y Cantabria (si son labradas y hechas a mano, caras); expendedores de sidra –serios y divertidos– y, por supuesto, quesucos, sidra, sobaos, corbatas (en Unquera y todos sus alrededores).

En Naves, frente al estanco de Marujina, hay una ferretería y tienda de menaje que ofrece de todo; en Unquera, junto a la estación, la cafetería 'Canal' ofrece sobaos de mantequilla de la de verdad; la ferretería, las albarcas, los expendedores de sidra, arreos y campanos del ganado, juguetes a mano de algún artesano perdido en los valles.

En Llanes, la confitería 'Vega' ofrece una repostería de primera, las casadielles, carbayones tradicionales, hojaldres, empiñonados… Pero en cualquier pastelería de la cornisa, desde la Asturias Oriental a la Occidental, uno se topa con las "princesita de Asturias" o las "Letizia". La decisión queda al humor del viajero.

· Carreteras para perderse: ruta de Muñorrodero a La Cuevona (N-634)

Te puede interesar...