‘Espacio BoldKitchen by Jhosef Arias’ (Madrid)

Un embajador de los sabores peruanos

Jhosef Arias equipo
Arias y su equipo experimentan en este laboratorio de I+D+i los futuros platos de los restaurantes.

Con solo 33 años el chef Jhosef Arias se ha erigido en uno de los representantes más inquietos de la cocina peruana en Madrid. Desde el año 2013 ha venido inaugurando locales para ofrecer una panorámica completa de la cocina de su país: la sierra, la costa, la selva... Para conocerla, el cocinero organiza desde el 'Espacio BoldKitchen', su laboratorio de I+D+i, el denominado Passport Perú donde ejerce de guía turístico en un viaje por las esencias andinas.

Podría ser el embajador de Perú en España, pero resulta que es cocinero. Escuchar a Jhosef Arias es pasear por la selva y la montaña, navegar por ríos color chocolate y husmear en el pasado, presente y futuro de su tierra. Tiene un discurso enérgico, pasional, sin pausas ni titubeos. Su memoria es una enciclopedia de la culinaria andina. Habla, explica y cuenta anécdotas mientras filetea una pieza generosa de bonito del norte que luego preparará en tacos para un cebiche delante de los invitados. Estamos en el ‘Espacio BoldKitchen’, el corazón de su grupo gastronómico.

Jhosef Arias Espacio BoldKitchen
A modo de 'masterclass', Arias desgrana los secretos de los productos y técnicas andinas.

Aquí, en una salita de la planta baja del restaurante ‘Piscomar’, en La Latina, frente a la iglesia de San Francisco el Grande, tiene su laboratorio de I+D+i donde cuece todas las ideas que luego traslada a sus otros locales. Su leitmotiv es mostrar la diversidad gastronómica de su país. ‘Callao24’, para la cocina criolla; ‘Humo’, pollos al carbón; ‘Piscomar’, pescados y mariscos; ‘Hasaku’, especialidades nikkei... y así todo.

Restaurante Piscomar Madrid
Su restaurante 'Piscomar', especializado en pescado y mariscos, sirve de sede para estas demostraciones.

“Es tanta la riqueza de la cocina peruana que ponerlo todo en un solo lugar no haría justicia, así que preferí abrir locales especializados”, explica el chef. “Quiero trabajar la Amazonia, la costa, la sierra...”. Jhosef Arias desembarcó en Madrid hace 10 años y ya en 2013 puso su primera pica, ‘Piscomar by Jhosef Arias’, que hoy es un restaurante pintón de dos plantas repartidas en 500 m² y diferentes estancias temáticas. Su historia da para un guión televisivo o, quizá, como ejemplo motivador en una clase de una escuela de negocios, la de alguien que salió de un barrio humilde de Lima y tocó el cielo.

Jhosef Arias
Jhosef Arias es un entusiasta y predicador de la cocina peruana.

Mostrar la diversidad peruana

Ahora el chef recibe en esta mesa a la gente más cercana y del mundillo gastrocapitalino. Como un guía turístico emocionado por enseñar lo más jugoso de su patria, comienza por servir un Patuleko, o en otras palabras, una croqueta de arroz con pato en salsa huancaína. Y para hidratar la garganta, un cóctel de arándanos con pisco, zumo de lima y una ginebra peculiar destilada de patatas, o papas, como las llaman aquí. Y todo a la vista de los comensales.

Patuleko Piscomar
El Patuleko se asemeja a una croqueta de arroz rellena de pato en salsa huancaína.

Pese a que Arias quiere que los paladares viajen por otros sabores, el cebiche es una parada obligatoria, casi un monumento que no se puede obviar. "En quechua significa pescado fresco", explica sobre este plato. En pequeños cuencos reposan los ingredientes que, como en un cuadro, van sumando matices a la obra final. Ají limo, ají amarillo, sal de mina Taracoto, choclo, boniato -ligeramente quemado-, cilantro, ajo pasta, jengibre, apio... Los olores cítricos invaden la estancia. Las papilas se desperezan. ¿Algo más? “Sí, el toque diferencial”, dicen, la leche de tigre.

Ingredientes cebiche
Los aromas que se desprenden de los cuencos con los ingredientes del cebiche impregnan el ambiente.

"La leche de tigre es el hilo conductor. Lo llaman así porque los indios tenían la creencia de que te daba fuerza. Muchos en mi país se lo toman cuando están de resaca. Tú vas a los mercados allá y ves a la gente con los cebiches por las mañanas después de la fiesta", revela el chef. "En realidad, esa leche es un concentrado que le da textura a la receta; es pescado licuado con zumo de lima y caldo del pescado, una especie de espesante natural que con el reposo y la proteína adquiere este color blanco, como una mayonesa”.

Cebiche Josef Arias
La leche de tigre del cebiche, icono peruano, espesa debido a la mezcla de cítrico, caldo y proteína.

Sostenibilidad natural 

Dejamos la costa peruana para adentrarnos en la sierra. En las alturas mandan los guisos como la pachamanca. "Esa palabra significa agradecimiento a la tierra. El horno se hace bajo el terreno, se calientan piedras y se mete la carne envuelta en hojas de plátano: cerdo, gallina, ternera, cordero… Es una cocina de familia, una fiesta de la cosecha, sale el sol y se celebra la vida. Aquí nosotros usamos cerdo, una carne magra, y le añadimos huacatay, que es una hierba prima hermana de la marihuana, muy aromática; además, comino, lima, vinagre, pimienta, camote fresco, choclo baby, etc, y se cocina junto en una olla con las papas, en este caso de Canarias”, explica Arias.

Guiso pachamanca
Una olla es la mejor alternativa para la 'pachamanca' sin faltan de hojas de plátano y terreno.

“Es muy bonito asistir allí y compartir con una gente que tiene mucha magia. Todos tratan de ayudar en las tareas. Hay mucho artesano. En verdad, son pequeñas poblaciones y cada cual con su pequeña huerta. Usan hojas de plátano, es algo muy común, y pescados de río; ellos, de forma natural, tienen una forma de hacer las cosas muy sostenible", comenta Jhosef. “Sin embargo, lo que más me impresionó fue cuando fui a la selva".

Pachamanca Josef Arias
Este guiso serrano admite prácticamente cualquier carne en su elaboración.

Al Amazonas peruano fue de excursión con su familia, para sentir en su piel la intensidad de lo salvaje. “De noche, imposible dormir, pues se escuchaban tantos sonidos de animales que te sobrecogía”, recuerda el cocinero. Para reavivar esa aventura, pero en un lugar más cómodo, nos sirven un tacacho, una bola contundente a base de plátano, corteza de cerdo y papas, acompañada por un chorizo suave elaborado en la selva y una ensalada cítrica con cebolla y ajíes. Un plato humilde, económico y calórico que se abre paso a machetazos hacia el estómago.

Tacacho
La mezcla de ingredientes del 'tacacho' lo convierten en un plato muy energético.

Y terminamos con el postre, muy popular en Perú, pero de título anglosajón: cheesecake de lúcuma y chocolate sublime (cacao con cacahuete). “El sublime es un postre de toda la vida y aquí le añadimos una fruta que se llama aguaymanto”. Se acompaña con una copita de pisco destilado de uva quebranta que “se bebe a besitos, despacito”. “Estamos rescatando esa gastronomía desconocida de mi país”, señala Jhosef, que deja un mensaje final. “Mi ilusión es difundir Perú en el alma y el corazón de las personas a través de la cocina”.

'ESPACIO BOLDKITCHEN' - Calatrava, 44. Madrid. Tel. 686 16 88 85.
Cheescake chocolate sublime
La 'cheescake con chocolate sublime es un delicioso y tradicional postre que se acompaña con pisco.