Restaurante 'La Gaia' (Ibiza)

Óscar Molina y su cocina 'japeruvian'

Ceviche de langostinos.
Ceviche de langostinos. Foto: cortesía Óscar Molina.

A la ya apasionante fusión japo-peruana que conocemos como 'nikkei', el chef Óscar Molina incorpora la riqueza de los productos del Mediterráneo en una perfecta conjunción de matices en el restaurante 'La Gaia', del Ibiza Gran Hotel. Así es como este barcelonés enamorado del país suramericano logra su cocina 'japeruvian'.

Llegó a la isla hace una década para encargarse de la restauración del 'Ibiza Gran Hotel' pero antes pasó por los fogones de otros establecimientos de cinco estrellas como 'Casa Fuster' o 'Arts', además de trabajar con otros cocineros de prestigio como Joan Piqué o May Hoffman. Desde su aterrizaje, no ha parado de insistir en la creación de un concepto gastronómico que sorprenda al cliente desde el más absoluto respeto por el producto.

El chef barcelonés Óscar Molina en su restaurante
El chef barcelonés Óscar Molina en su restaurante. Foto: Cortesía Óscar Molina

Una oferta que cumple tres años compartiendo espacio con 'Heart', de los hermanos Adrià, una convivencia que le ha servido, gracias a las recomendaciones de Albert, para crecer y afianzarse en las Pitiusas. "Albert me enseñó una manera de entender la gastronomía y la gestión de la fusión para dar un salto cualitativo", confiesa.

La barra del restaurante 'La Gaia'
La barra del restaurante 'La Gaia'. Foto: cortesía Óscar Molina.

Una visión personal 

Los espacios culinarios del hotel han ido evolucionando en una clara apuesta por la calidad y la profesionalización. Pero, de todos ellos, el sello más personal está en 'La Gaia'. En este laboratorio ha iniciado un viaje que le ha llevado a profundizar e investigar la cocina japonesa en su fusión con la peruana, incorporándole todas las posibilidades de los productos del Mediterráneo.

Molina trabaja una gastronomía japeruvian, como le gusta llamar a su visión personal de la cocina nikkei. Aprovecha períodos de sus vacaciones para viajar a Perú y trabajar en las mejores cocinas del país andino donde ha colaborado con Gastón Acurio en sus restaurantes limeños como 'Astrid & Gastón', la cevichería 'La Mar' y 'Maido', nombrado hace poco como el octavo mejor establecimiento nikkeidel mundo.

Anticucho de langosta con mojo, cilantro y lima
Anticucho de langosta con mojo, cilantro y lima. Foto: cortesía Óscar Molina.

"No hago cocina nikkei porque no soy peruano ni japonés. Me falta el punto que te da el haber nacido y crecido en una cultura gastronómica determinada. Pero sí aporto una nueva visión a este tipo de cocina, con matices mediterráneos y que cada día están más presentes en cada una de las elaboraciones que servimos", comenta.

"Acompañamos nuestros platos con una coctelería pensada ex profeso para nuestra carta, con combinados de autor realizados con bebidas de los dos países. Trabajamos con unos productos de alta calidad y conjugamos tradición y vanguardia. Además, en el equipo cuento con compañeros que son de Perú y otros que tienen una gran experiencia en la gastronomía japonesa", añade Molina.

Ostras Amélie
Ostras Amélie. Foto: cortesía Óscar Molina.

Experiencia peruana

Este invierno hizo las maletas y se encaminó a instruirse en nuevas técnicas culinarias, nuevos alimentos y a educar su paladar. "Fue una gran experiencia porque hablamos el mismo idioma pero no el mismo lenguaje. Hay que desaprender y tardas unos días en que se te quite la cara de pardillo", confiesa.

De su experiencia peruana se vino con nuevas recetas y con descubrimientos de productos. Sus ceviches, causas, tiraditos, gyozas, parihuelas o anticuchos, entre otros platos, evidencian ese recorrido por la diversidad geográfica del país suramericano. De la costa a las altas montañas y de ahí a la selva.

Bombones nikkei
Bombones nikkei. Foto: cortesía Óscar Molina.

Ibiza, nuevo epicentro gastronómico

Óscar tiene claro cuál es el camino a seguir y por el que ha apostado desde su llegada a Ibiza: "Hago una gastronomía de autor. Llevo una década trazando una identidad propia y no puedes dejar nunca de aprender. Cada día el cliente sabe más, es más exigente, pide más. Viene a tu restaurante con una expectativa alta, con ganas de comer bien y que le impresiones. El factor sorpresa es muy importante y nunca se puede perder". 

A pesar de estar en la primera división de la gastronomía ibicenca, habla desde la más absoluta humildad: "Ahora estamos en el punto de mira. Somos estudiados pero también empezamos a ser cuestionados. Por lo tanto, solo se puede dar calidad y mostrar profesionalidad. Tenemos que hacer un trabajo muy bien hecho para no defraudar".

El chupe limeño del chef
El chupe limeño del chef.

Una labor que "ha evolucionado", reconoce, y que los clientes valoran. El suyo es un espacio donde quiere "que vivan sensaciones más allá de la experiencia gastronómica", una actitud que el hotel ha apoyado desde el principio, y que se enmarca en el panorama gastronómico que vive la isla, que ha evolucionado y se ha ampliado en los últimos años.

Óscar Molina ya no solo se enfrenta a los chefs tradicionales o de nueva factura –como Pau Barba, Josep Miquel Bonet, Íñigo Rodríguez o David Reartes–, sino que últimamente otros chefs de prestigio como Paco Roncero o Sergi Arola han instalado restaurantes de renombre: 'Tatel', 'Zela', o 'Nobu' que se han inaugurado recientemente.

LA GAIA - Paseo Juan Carlos I, 17. Ibiza. Tel. 971 80 68 06.

Te puede interesar...