Restaurante ‘Gamberro’ (Zaragoza)

Un viaje de extremos y sencillez en el plato

Restaurante Gamberro Zaragoza
El restaurante 'Gamberro' hace gala de técnica y producto con su tartar de ventresca de lubina y guacamole.

El restaurante 'Gamberro' (1 Sol Guía Repsol) nació hace siete años casi como una válvula de escape para dar rienda suelta a la creatividad de su cocinero, Franchesko Vera. Eso sí, fue su compañera y jefa de sala, Flor García, quien le dio el empujón definitivo. El proyecto ha pasado por tres etapas: la cocina extrema de los inicios, el aprendizaje en el Tubo de Zaragoza y la madurez actual. Hoy, producto, técnica y concepto van de la mano. En el nuevo 'Gamberro' se han eliminado muchos detalles superfluos para mostrar la sencillez en el plato.

Cuando Franchesko Vera inició su andadura profesional, no imaginaba que las relaciones sociales y el cara a cara iban incluidos en el pack de cocinero con restaurante propio. “Yo cocino, la gente come y a otra cosa”, pensaba. Pero no. Hoy en día la visibilidad cuenta, sobre todo en un restaurante gastronómico como ‘Gamberro’.

Franchesko Vera Flor García
Franchesko Vera y Flor García se compenetran para dar vida al restaurante 'Gamberro'.

Esta lección la ha interiorizado. Franchesko sigue siendo tímido y reservado, pero ha evolucionado. A sus 31 años ya ha pasado 15 de ellos entre fogones. Ha madurado y se ha hecho más visible. No es que se haya ido al otro extremo, pero ahora se pasea por la sala, explica cosas y termina algún plato delante del cliente.

Croqueta gambas ajillo
El menú degustación comienza con una croqueta de gambas al ajillo 'thai'.

De alguna forma, su trayectoria y la de ‘Gamberro’ son como dos historias paralelas que podrían resumirse así: los inicios ilusionantes y la vitalidad en la cocina llevada al extremo; el aprendizaje para la búsqueda de la consolidación y la madurez actual. 

Franchesko Vera Gamberro
La experiencia y madurez adquirida por Franchesko adapta sus intrigas al nuevo 'Gamberro'.

Un proyecto compartido

Para entender lo que es este restaurante hoy en día, hay algunos detalles previos que ayudan. Antes de que echase a andar hace siete años, su alma mater había visitado unas cuantas cocinas de España y del mundo. Fueron la escuela por la que este chef nunca pasó. Lo intentó con el grado medio de cocina, pero cuando supo que tenía que aprobar Inglés -entre otras asignaturas que no estaban relacionadas con los fogones- se le hizo un mundo. “No es que fuese mal estudiante -confiesa-, es que solo me gustaba cocinar”.

Brioche Gamberro Zaragoza
El 'brioche', lomo de vaca y salsa XO es uno de los aperitivos más exitosos.

La motivación siempre la ha tenido en la cabeza, en las recetas que preparaba de niño mientras su madre trabajaba; en su interés por ver a Arguiñano en la tele en lugar de dibujos animados, o en el detalle de que “comía de todo y pronto empecé a tener criterio”.

Restarurante Gamberro
Franchesko ha basado su aprendizaje en la experiencia en diferentes cocinas.

Su vida cambió cuando conoció a Flor García. Es la otra pata de ‘Gamberro’. Durante mucho tiempo cocinaron juntos, pero en esta última etapa han decidido que ella salga a la sala. Y se nota. Vaya si se nota. En el comedor es una extensión-proyección de Franchesko. Ningún plato sale sin su visto bueno. Conoce al milímetro cada receta y tiene el don de transmitir, algo que delante del cliente es mucho más que una buena noticia. Son detalles que suman y que han contribuido a dulcificar la imagen del restaurante y de su compañero.

Anguila ahumada Gamberro
La anguila ahumada con manzana y ajoblanco amontillado abre los platos de cuchara.

Flor le dio el empujón. “Si te sientes limitado, que tu creatividad no da más de sí trabajando para otros, monta tu propio negocio”. Esta fue la chispa que encendió la mecha. Ese día nació ‘Gamberro’. El nombre se lo ofreció en bandeja un periodista al sugerirle que “en Zaragoza necesitamos más cocineros gamberros como tú”. Aquella primera cocina era potencia sin control, un Ferrari con frenos de Seat Panda. O me adoras o me odias. No había término medio.

Flor García Gamberro
Flor García surgiere los vinos que mejor encajan con el menú y con los gustos de los clientes.

En el primer local, a Franchesko le dio por evocar sus recuerdos de niñez y adolescencia: los bocadillos de corazones de pollo que comía en Ceuta cuando visitaba a su familia, o las crestas de gallo y las escarbaderas de sus viajes a Galicia. También había lenguas de pato y de vaca y algunos clientes todavía recuerdan un chili crab incomible de lo que picaba. 

Gamberro Zaragoza
El emplatado de las recetas se hace delante del cliente.

Una gran evolución

Hoy apenas hay un detalle de casquería en el menú gastronómico -sesos en tempura de maíz nixtamalizado y alioli de perejil-, pero los sesos son una seña de identidad casi desde los inicios. Como el menú es cerrado y a ciegas, este bocado aparece discretamente entre los aperitivos dejando una impronta de intenso sabor. Raro es que vuelva a la cocina.

Panceta Gamberro
La panceta de Teruel caramelizada con 'charsiu' y encurtidos es de estilo cantonés.

En la segunda etapa de ‘Gamberro’ en el popular Tubo, la casquería siguió presente. La creatividad de este chef le hizo un hueco a la improvisación. En el menú largo, el Extreme, llegó a preparar un tartar de carabinero y sesos. El proyecto no se entendió y no cuajó. Seguramente no eran el lugar ni el momento. Probablemente tampoco lo era el mes de febrero de hace dos años. Fue entonces, tres semanas antes de la declaración del estado de alarma, cuando se inició la tercera andadura -la de la madurez- en el local actual. 

Decoración Gamberro Zaragoza
La decoración del local ya indica que los platos van a sorprender.

La evolución ha sido grande, pero en este tiempo no han cambiado los pilares sobre los que se asienta el recetario de este chef: producto, técnica y concepto. Le gusta trabajar ingredientes de temporada; lo mismo se adapta a un guiso que a la brasa de un kamado o a la cocina a baja temperatura y, finalmente, tiene una idea clara de lo que quiere transmitir.

Crema de champiñones trufa
La crema de champiñones y 'carpaccio' aliñado combina a la perfección con la trufa.

A la mesa, esto último se traduce en cocinar más fino y en ser estricto con las cocciones y los puntos; en eliminar detalles superfluos del plato y buscar la esencia. Y todo ello potenciando la creatividad de la vajilla y el menaje. De alguna forma, ‘Gamberro’ se ha refinado. Tal vez, si fuese más bonito lo que se muestra, no estaría tan bueno. Este parece ser su lema. Una desnudez que se refleja en opiniones como la de Flor: “Me gusta más una mesa sin mantel a que esté un poco sucio por un descuido o el propio uso”. 

Restaurante Gamberro
Se aprecia el mimo de Franchesko en cada plato que elabora.

Con el ritmo y la intesidad adecuados

Dicho esto, el menú de 14 pases busca sorprender. Va in crescendo. Invita al diálogo y a preguntar: “¿Qué será lo siguiente? Ayudan detalles como un joyero o una lámpara que hacen de vajilla, o el colorido y la luz de algunas presentaciones. Son como el contrapunto al deseo de diseccionar y exprimir al máximo el producto buscando la sencillez. Franchesko es un cocinero inquieto al que le gusta crear platos, luego delega su ejecución y se centra en otra cosa. Así ha sido a lo largo de su trayectoria. Por eso cambia tanto el menú. No de golpe, pero continuamente hay novedades.

Lubina Gamberro
Lubina al 'kamado' con mantequilla de coliflor y regaliz.

Sin embargo, en la parte inicial, en los aperitivos, tiene problemas para eliminar según qué propuestas. Siempre aparece una croqueta. Le tiene mucho respeto a esta fritura que casi entiende como una carta de presentación. “Si está buena, probablemente lo demás sea de fiar”. Es su reflexión y la que piensa que hacen muchos comensales.

Flor García sumiller
Flor es cocinera y en la sala es la correa de transmisión del chef.

El secreto de la oliva de mejillones en escabeche está en un molde muy bien diseñado. Pero no solo eso. Como vinagrillo para abrir el apetito es un acierto. Los snacks crecen en intensidad cuando aparecen el colorido tartar de ventresca de lubina y guacamole, y un bocado del que no puede prescindir: brioche, lomo de vaca y salsa XO. Tiene tanto éxito que hay clientes asiduos que se lo piden para sus celebraciones.

Pichón gamberro
El pichón templado al 'butter tikka massala', 'ramen' y aire de café de avellana es una explosión de sabor.

A la búsqueda de contrastes

Llega el momento de la cuchara y el plato hondo. Toca cambiar el paso. De la declaración de intenciones de los aperitivos a la búsqueda más decidida de contrastes de sabores, texturas y colores. La anguila ahumada y la manzana casan a la perfección con el punto amontillado del ajoblanco. Y la panceta de Teruel caramelizada queda estupenda al estilo de la cocina china cantonesa. En este caso, el contrapunto lo ponen varios encurtidos.

Helado cabra
El helado de leche de cabra a la brasa es uno de los postres más singulares.

La cuchara regresa para degustar la crema de champiñones y su carpaccio aliñado. No puede haber mejor compañía para esta receta que la burrata trufada. Es tiempo de tuber melanosporum y se agradece que aparezca tan bien trabajada. 

Patito de goma
Los patitos de goma forman parte del 'atrezzo' de 'Gamberro' y la colección no deja de crecer.

Con la aparición del pescado y la carne hay más detalles de interés. Desde hace seis años, en la cocina de ‘Gamberro’ hay un kamado japonés y en esta singular barbacoa se prepara la lubina salvaje. Franchesko la suele cocinar con su propia grasa -de nuevo la idea de transmitir que todo se puede aprovechar y que nada sobra-, aunque en este menú utiliza mantequilla de coliflor y un toque de regaliz.

Gamberro lemon pie
La 'lemon pie' con polvo de aceite de eneldo y palomitas 'nitro' de yogur es deliciosa.

En lo estético y en lo culinario, el pichón templado tal vez es la receta que mejor describe la esencia gamberra del restaurante: una explosión de sabores alrededor de un guiso al butter tikka massala, ramen y aire de café de avellana. 

Gamberro petit four
La presentación de los 'petit four' es de lo más sugerente.

El colofón y los evocadores patitos

Tres llamativos postres en forma de helados de leche de cabra a la brasa; de donut, maíz y mole de cacahuete, junto a una versión de la popular lemon pie completan la degustación. Pero no ha concluido. Queda el detalle final en forma de petit four. La luz del comedor se atenúa y, sobre una rosa iluminada, aparece la pasión en forma de chocolate.

Petit four
Todo listo para disfrutar de la pasión en forma de chocolate.

Flor y Francheko son las sólidas bases sobre las que se asienta ‘Gamberro’, pero hay más: Alex, Alodia, Pablo, Sergio... y los patitos de goma que tanto le gustan al chef. Son un recuerdo de su adolescencia, que ya mostró en el pasaplatos del primer restaurante. Desde entonces, los clientes y amigos han completado la colección, que no deja de crecer. 

‘GAMBERRO’ - Bolonia, 26. Zaragoza. Tel. 696 93 27 81.