Eurocopa 2016

Cómete al rival: Italia

Pinchitos de pez espada. Foto: Shutterstock.
Pinchitos de pez espada. Foto: Shutterstock.

España tiene un rival difícil en octavos de la Eurocopa 2016. La Roja se enfrenta este lunes a la selección italiana, llena de ansias de venganza tras ser derrotada por los españoles en la final de la pasada Eurocopa. Mientras los chicos de Del Bosque se preparan para enfrentarse a la azzurra, nosotros te preparamos un menú para comernos al país transalpino.

Involtini de pez espada con salsa de tomate

  • ½ k de tomates de pera o de rama
  • 1 cucharada de alcaparras, lavadas, escurridas y picadas
  • 1 cucharada de orégano fresco u otra hierba
  • 1 peperoncino o guindilla roja pequeña, picada
  • 1 ramita de tomillo
  • 3 cucharadas de aceitunas negras sin hueso, picadas
  • 3 filetes muy finos de pez espada
  • Aceite
  • Limón
  • Palillos cortos
  • Pimiento
  • Sal

Así se hace: Rallar los tomates lavados, que en esta época tienen poca agua. Calentar 2 cucharadas de aceite en una sartén y freír rápido el tomate con el tomillo unos minutos, más bien saltarlo para que no esté crudo pero tampoco como salsa de tomate para pasta. Reservar. Cortar los filetes de pez espada para que salgan como 8 o más filetitos. No salpimentar, pero regar con unas gotas de zumo de limón. Repartir por encima el picadillo de aceitunas, alcaparras y guindilla amasadas con las hierbas. Enrollar los filetes y sujetar cada uno con un palillo. Freír los pinchitos en una sartén grande con un poco de aceite por las dos caras. No demasiado, lo justo, porque el pez espada demasiado hecho está muy seco. Servir con la salsa de tomate.

La típica ensalada italiana. Foto: Taz / Flickr (con Creative Commons).
La típica ensalada italiana. Foto: Taz / Flickr (con Creative Commons).

Insalata caprese

  • 1 ramito de albahaca
  • 2-3 bolas de mozzarella
  • 3 tomates de rama, rojos pero duros
  • 4-6 lonchas de pan blanco, mejor estilo candeal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Ajo
  • Pimienta
  • Sal

Así se hace: Lavar la albahaca, reservar las hojitas más tiernas y picar el resto y los tallos más tiernos. Revolver el picadillo de hojas de albahaca con un diente de ajo machacado en el mortero y la mitad del aceite. Los tallos más duros retirarlos y desecharlos. Pintar las lonchas de pan con un poco del aceite de albahaca. Colocarlas en la fuente en la que se vaya a servir la ensalada. Lavar los tomates y cortarlos en rodajas de 1 cm de grosor como mucho. Salpimentar. Escurrir bien las mozzarellas y cortarlas en lonchas de igual grosor. Colocar en montoncitos y en capas o en el orden que se quiera las rodajas de tomates y queso. Regar con el resto de aceite de albahaca y de aceite de oliva virgen. Adornar con las hojitas reservadas de albahaca.

Otra forma de comer sardinillas. Foto: shutterstock.
Otra forma de comer sardinillas. Foto: Shutterstock.

Calzoni fritos de sardinas y quesos

  • 12 círculos para empanadillas o masa elaborada en casa para empanadillas
  • 1 lata de sardinillas (12 unidades, unos 120-125 g)
  • 4 lonchas grandes de queso fresco de cabra u oveja (estilo manchego fresco)
  • 6-8 tomates secos en aceite
  • Hojas de orégano
  • Tomillo

Así se hace: Abrir la lata de sardinillas y escurrir en un colador el aceite sobre un cazo. Tirar el aceite a la basura —no hacerlo nunca sobre el fregadero, para que el aceite no contamine el agua-. Cortar las lonchas de queso en cuatro trozos, del tamaño adecuado para que quepan en las empanadillas. Colocar una loncha en cada rodal de masa, esparcir un poco de pimienta, orégano y tomillo y poner encima una sardinilla y ½ tomate seco. Cerrar la empanadilla y repetir la operación hasta acabar con todos los ingredientes. Freír en aceite bien caliente y servir con una ensalada verde.

Ricas bolitas para picotear. Foto: Nelson Suarez / Flickr (con Creative Commons).
Ricas bolitas para picotear. Foto: Nelson Suarez / Flickr (con Creative Commons).

Arancini

  • ½ l de caldo de ave
  • 1 bola de mozzarella
  • 1 cucharada de mantequilla o 2 de aceite
  • 1 huevo batido
  • 200 g de arroz redondo
  • 2 buenas cucharadas de parmesano rallado
  • Aceite caliente de fritura
  • Huevo
  • Pan rallado
  • Pimienta
  • Sal

Así se hace: Hacer un arroz sofrito en la mantequilla o el aceite en un cazo, mojar con el caldo y esperar a que esté hecho, no blando. Añadir el queso, remover muy bien fuera del fuego y echar el huevo batido cuando se haya enfriado un poco. Mezclar bien. Cuando esté frío, formar bolas con el arroz del tamaño que caben en la mano medio cerrada. Con un dedo practicar un hueco en el centro de cada bola y meter un trozo de mozzarella. Volver a cerrar la bola y darle de nuevo una forma redonda, de “naranjita”. Pasar por pan, huevo y pan. Freírlas antes de servir bien calientes. Los arancini se rellenan a veces además de con queso, con un pedazo de carne asada o de albóndiga que haya sobrado. El queso mozzarella se sustituye muy bien en este caso con un queso de tetilla y es más cómodo de manejar.

Para deleitar a tus invitados. Foto: Shutterstock.
Para deleitar a tus invitados. Foto: Shutterstock.

Pollo o pavo con salsa de atún

  • ½ l de caldo de ave
  • 1 huevo
  • 1 lata de 80 g de atún (al natural o en aceite)
  • 200 ml de aceite (del que se se tenga por costumbre usar para hacer mayonesa)
  • 2 -3 medias pechugas de pollo o pavo
  • 2 cucharadas de alcaparras
  • 3-4 filetes de anchoa en aceite

Así se hace: Poner las anchoas bien escurridas del aceite en un cuenco con agua fría, para desalarlas un poco. Calentar el caldo en una cazuela y salarlo bien. Mientras tanto, cortar las pechugas en cubos de bocado. Cuando el caldo esté a punto de hervir pero sin llegar a ello, introducir los cubos de pechuga sin amontonarlos, para que se cocinen por igual. Al cabo de 5-6 minutos añadir ½ vaso de agua para cortar la cocción y esperar a que se temple el caldo y la carne.

En el vaso de la batidora meter el atún bien escurrido, las anchoas troceadas, 1 de las cucharadas de alcaparras y el huevo. Batir para mezclar bien y montar una mayonesa como se tenga por costumbre. Probar de sal y corregir si es necesario. Añadir la otra cucharada de alcaparras. Si la salsa está muy espesa, aligerarla con un poco del caldo de ave de cocer el pollo. Servir los dados de pollo templados o a temperatura ambiente con la salsa en un cuenco y pinchitos o tenedores largos para servirse.

Esta salsa es más habitual servirla con un redondo de ternera cocinado entero de la misma forma que se ha recomendado para el pollo, en un caldo de ternera. Entonces se llama vitello tonnato y es un plato muy clásico de la cocina italiana. Hay quien añade a la salsa un poco de mostaza, que le da muy buen sabor.

El postre más dulce. Foto: shutterstock.
El postre más dulce. Foto: Shutterstock.

Melocotones con avellanas

  • 1 cucharada de vino dulce, de Jerez o un Marsala
  • 1 cucharadita de azúcar avainillada
  • 1 cucharadita de ralladura de limón
  • 1 yema
  • 2-3 cucharadas de zumo de limón
  • 3 melocotones
  • 4 cucharadas de avellanas molidas
  • 4 cucharadas de azúcar

Así se hace: Encender el horno a 175º C. Retirar el hueso a los melocotones con habilidad para no destrozarlos y cuidado para no cortarse. Pelarlos –es más cómodo que estén con la piel para que no estén resbaladizos— y rociarlos con zumo de limón. Colocarlos en una fuente de horno, cortar si es necesario un poco el fondo para que se mantengan bien planos. Mezclar en un cuenco las avellanas molidas con el azúcar, el azúcar avainillado, la yema, la ralladura de limón y, al final, el vino dulce. Rellenar los huecos que dejaron los huesos en las mitades de los melocotones. Meter en el horno durante 20-25 minutos o hasta que se atraviesen con un pincho, pero conservando la forma. Servir templados o fríos.

Te puede interesar...