Comida para llevar a la playa

Ocho recetas superfáciles para ir de pícnic a la playa

Un kit como este puede ser tuyo.
Un kit como este puede ser tuyo.

¡Qué gusto! Volver a sentarse sobre la arena de la playa y desplegar el pícnic sobre la toalla mientras el hipnotizador vaivén de las olas te vacía la mente de preocupaciones y te hace ser consciente de lo afortunado que eres por poder estar comiendo a la orilla del mar. Te proponemos recetas para llevar a la playa fáciles y para todos los gustos, que redondean el placer estival. Desde cremas frías a bocatas suculentos y limonadas o agua de chía heladoras.

Te proponemos recetas fáciles y para todos los gustos, que redondean el placer estival. Desde cremas frías a bocatas suculentos y limonadas o agua de chía heladoras. ¿Que aún no tienes tu kit de pícnic? En Guía Repsol sorteamos 30 cestas de pícnic con mantel, tazas y platos. Sólo tienes que registrarte en nuestra web entre el 4 y el 11 de junio. Consulta las bases legales aquí.

1. Ensalada de arroz, tomates, alcaparras y encurtidos 

El arroz se presta muy bien a la preparación de ensaladas de verano para días en los que necesitamos mucha energía. Este cereal va genial con toda clase de ingredientes, vegetales y animales. También casa muy bien con sazonadores, especias, zumos, vinagres y aceites de todo pelaje. En este caso, tomates raf, alcaparras en sal y pepinillos en vinagre son los compañeros de baile elegidos.

Ensalada de arroz, tomates, alcaparras y encurtidos

  • 1/2 o 1 cucharada de vinagre añejo de Jerez
  • 1 cebolleta pequeña
  • 1 manojito de cebollino
  • 1 y 1/2 cucharada de pepinillos -pequeños y en vinagre, no agridulces
  • 2-3 vueltas de molinillo de pimienta negra
  • 250 g de tomates RAF o corazón de buey
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 4 cucharadas de alcaparras en sal o en vinagre
  • 500 g de arroz de grano redondo ya cocido
ensalada arroz verduras de verano
Una ensalada perfecta para esta época del año. Foto: Alfredo Cáliz.

2. Salmorejo cordobés

El salmorejo de Andalucía, de Córdoba, fue hasta hace no tanto un ajoblanco en toda regla. Hoy un tomate ya no es un lujo al alcance de muy pocos, así que el salmorejo se hace con pan, tomate, ajo, aceite y algo de agua. Lo ideal es servirlo con huevo duro y un poco de jamón ibérico en trocitos por encima. Es casi un plato único en toda regla. Junto con el gazpacho, ha trascendido a sus orígenes y hace un tiempo que forman una exitosa pareja veraniega por toda la geografía española. 

Salmorejo cordobés

  • 100 g de jamón ibérico en lasquitas
  • 1-2 dientes de ajo
  • 1y 1/2 cucharadas de vinagre de Jerez
  • 2 huevos duros
  • 3 tomates muy rojos y bien grandes
  • 80-90 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Agua si hiciera falta
  • Miga de pan blanco (el volumen de 2 tomates)
  • Sal
salmorejo quinque
La única dificultad del salmorejo es obtener la textura perfecta. Foto: Eva Llorca.

3. Sándwich de huevo y mayonesa

La combinación de huevo con mayonesa es siempre muy sabrosa, no solo por lo bien que sabe, sino porque, además, llena bastante. Este sándwich tan sencillo es por eso muy útil para las excursiones al campo y a la montaña, siempre con cuidado de mantenerlo una temperatura adecuada. Además, se le puede añadir un poco de verde en forma de lechuga, no mucho, unos pepinillos, cebollitas y hasta un poco de lacón ahumado.

Sándwich de huevo y mayonesa

  • 1 cucharada de crème fraîche
  • 1 cucharada de vinagre de arroz
  • 1 cucharadita de mostaza Dijon o británica (bastante picante)
  • 3 cucharadas de mayonesa japonesa
  • 4 huevos camperos u orgánicos cocidos
  • 4 lonchas de pan de molde (en tahonas de calidad o hecho en casa)
Siguiendo el modelo del bar estadounidense 'Kombi'. Foto: Sofía Moro.

4. Bocadillo de sardinillas en pimientos del pico 

El bocadillo de sardinas fue un clásico en la infancia de muchos, una delicia a la que aún se le puede sacar mucho partido. Además, constituye una buena oportunidad para dar una tregua al socorrido bocadillo de embutido. Para un día en la playa lo ideal es preparar algo sencillo, equilibrado, rico y fácil de comer; esta idea lo tiene todo. 

Bocadillo de sardinillas en pimientos del pico

  • 1 lata de pimientos del pico (enteros, unos 200-250 g)
  • 1 lata de sardinillas en aceite (unas 20 piezas, 125 g)
  • 1 pan
  • 1 tomate pequeño (lavado)
  • 6-8 piparras (en vinagre escurridas)
  • Unas hojas de lechuga
Los ingredientes de este bocadillo son muy sencillos de encontrar. Foto: Carmen Gándara & Jaime Llamas.

5. Ensalada de gambas y aliño de de jengibre y ajo 

La ensalada es casi un plato obligado para un pícnic en verano, ya sea en la costa o en el interior. Aprovechar los botes de vidrio para transportar este tipos de platos es una manera original de no ocupar demasiado hueco en la cesta o mochila. Con gambas, arroz, frutos secos, verduras y un sabroso aderezo se puede preparar un plato que casi adornará la mesa pórtatil. 

Ensalada de gambas y aliño de jengibre y ajo

  • 175 g de arroz largo
  • 1 buen puñado de anacardos (enteros o en mitades)
  • 1 cucharadita de ralladura de lima
  • 1 diente de ajo (pequeño, rallado)
  • 1 guindilla roja (pequeña, fresca, limpia y picada)
  • 1 pepino (pequeño, frotado y en dados)
  • 1 trozo de 3 cm de jengibre (pelado y rallado)
  • 250 g de colas de gambas (peladas, o langostinos pequeños)
  • 2 buenos puñados de espinacas (muy tiernas en hojitas)
  • 4-5 cucharadas de aceite de ajonjoli (sésamo, natural o tostado)
  • 4 cucharadas de zumo de lima
  • 5-6 tomates cherry kumato (en mitades)
  • Agua
  • Pimienta
  • Sal
Llevando las ensaladas en botes, se ahorra mucho espacio. Foto: David de Luis.

6. Pollo asado 

Se puede asar un pollo grande y servirlo en piezas, pero no es nada cómodo tener que preguntar quién prefiere muslo o quién pechuga, puesto que nunca hay tantas pechugas como aspirantes a las mismas y lo mismo pasa con los muslos. Lo mejor será entonces recurrir a los pollitos, los coquelets o los picantones de pintada, que son para dos. Cada comensal dará buena cuenta de su medio pollo. Además, tendrán una sorpresa añadida: están rellenos de cuscús, lo que no es muy novedoso, pero sí muy rico.

Pollo asado

  • 150 g de cuscús precocido
  • 150 ml de caldo de ave
  • 1 cebolla dulce picada
  • 1 pizca de canela
  • 1 pizca de guindilla en copos o picada
  • 1 pizca de jengibre seco molido
  • 1 puñado de almendras
  • 1 puñado de pasas
  • 4 cucharadas de aceite
  • 4 pollitos, 2 coquelets de corral o picantones de ración para 2, limpios
  • Pimienta
  • Sal
Un plato para el mediodía en casi cualquier situación. Foto: César Cid.

7. Agua de chía 

Una bebida natural, sana y refrescante, alejada de refrescos gaseosos y azucarados, puede resultar idónea para redondear un menú casero como el que se propone. Chía, limón, azúcar y menta son los únicos ingredientes que acompañan al agua en esta receta de la que habrá que preparar varios litros. Todos querrán repetir.  

Agua de chía

  • 1 l de agua fría
  • 2 cucharadas de chía
  • 75-100 ml de zumo de limón
  • Hielo
  • Miel de agave o azúcar
  • Ramitas frescas de menta
El agua de chía llegó para quedarse. Foto: Shutterstock.

8. Limonada

No se descubre nada, la limonada es un clásico absoluto en el campo de las bebidas de verano. Sin embargo, pocos tragos resultan más refrescantes durante esta época del año y a orillas del mar. Y solo se necesitan tres ingredientes que se pueden encontrar en casi cualquier cocina: limones, azúcar y mucha agua. 

Limonada

  • 4-6 limones sin tratar, según tamaño
  • Agua abundante
  • Azúcar
Para niños y no tan niños. Foto: Shutterstock.