Receta de pollo asado, por Óscar Manresa

La receta definitiva del pollo 'l´ast'

El pollo asado es casi una religión. Uno de esos ritos de fin de semana. En Barcelona –por ejemplo– muchos se acercan a comprar el pollastre a l’ast y luego el tortell, una suerte de roscón domingo sí, domingo también. Hay pocos catalanes que se resistan al paseo dominical que inevitablemente acaba con un pollo asado en la bolsa. Aquí te enseñamos, en cinco cómodos pasos, la receta de cómo prepararlo en casa.

El chef Óscar Manresa, natural de La Barceloneta, rinde tributo a una divinidad de la gastronomía local: el pollo-pollo. Parece fútil, pero el pollo necesita tiempos de cocción ajustados, debe ser jugoso y crujiente a un tiempo y hasta necesita que lo mimen antes de ponerle en el horno. Y, seguramente, también después. A este pollo, que podemos hacer tranquilamente en casa, vamos a necesitar dedicarle un buen rato, pero el resultado nos compensará ampliamente la atención que le prestemos.

Es una receta muy sencilla, que puede realizarse con pocos elementos. Solo necesitamos limón, unas cuantas hierbas, un horno que funcione debidamente, algo de grasa, un par de manos dispuestas a pringarse (ligeramente) y –naturalmente– un buen pollo. Digamos que es un pollo que se puede realizar en cinco cómodos pasos.

Receta del pollo - pollo

  • 1 cucharada de miel
  • 1 limón
  • 1 pollo
  • Aceite de oliva
  • Agua
  • Romero
  • Sal y pimienta
  • Tomillo

Pongamos que es un sábado y queremos comernos el pollo el domingo. No es un dato aleatorio, porque el primer paso es importante:

1. Poner el pollo en agua 24 horas. En el agua pondremos tomillo, romero, pimienta, limón y y una cucharada de miel.

2. Se seca y vacía. Importante: hay que dejarlo bien seco. Y que no quede rastro de agua, ni dentro ni fuera.

3. Con el pollo completamente seco, pasamos a maridar con una combinación 50/50 % de sal y pimienta. Luego, un masaje con grasa/aceite (el pollo se lo merece). Añadimos dentro un limón y tomillo.

4. Después ponemos el pollo en su primera cocción: una hora y media a 90 grados de temperatura.

5. Cuando lo saquemos, todos los sabores ya se habrán concentrado. Y lo que vamos a hacer es dejarlo reposar durante 30 minutos.

 Y finalmente, lo volvemos a meter en el horno durante media horita. Cuando salga, tendremos en nuestras manos el verdadero pollo-pollo. 

Más en...