Recetas de sopas para combatir el frío

Cuchareo invernal para templar el cuerpo

plato sopa de ajo con queso de mahon
La sopa de ajo es uno de los iconos gastronómicos del centro de la península. Foto: Sofía Moro

Ver más

Hacer frente a las bajas temperaturas a base de platos de cuchara calientes es un remedio universal. Notar como el cuerpo comienza a templarse en los labios y se contagia a cada centímetro del mismo es una de las sensaciones más reconfortantes que hay. Para conseguir este éxtasis de bienestar, nada mejor que unas recetas de sopas para combatir el frío fáciles y cuyos ingredientes están durante todo el año en el mercado.

# 1. Sopa de ajo

1. Sopa de ajo

La clásica sopa de ajo es una de las recetas más reconfortantes para esta época en la que el frío arrecia y el cuerpo pide un plato de cuchara caliente. Iván Cerdeño, comandante del 'Cigarral del Ángel' (2 Soles Guía Repsol) o ‘La Cala de Buenavista’, muestra como ir un paso más allá y conseguir que este icono de la cocina del centro de España resulte mucho más cremosa.

En primer lugar hay que rehogar los ajos cortados a la mitad en una olla con un poco de aceite. Una vez dorados, los ajos se retiran de la sartén para dejar hueco al chorizo y al jamón, que se dorarán a fuego no muy fuerte. Cuando se ha llegado al punto adecuado, se incorpora el pan y, en el momento de notar que ya están dorados los tres ingredientes, se vierte el tomate rallado.

Ya con el sofrito preparado, es el momento de cubrirlo con un caldo de ave o carne ligero y dejar que hierva 5 minutos -hay a quien le gusta añadir pimentón a la elaboración-. Para conseguir la cremosidad que Cerdeño busca en este plato es necesario pasar el contenido de la olla por la thermomix o una batidora durante unos 4 o 5 minutos, ya que el chorizo, el jamón y el pan conseguirán una ligazón perfecta. Ya solo queda colar la mezcla por un chino y calentar la sopa al momento de servir. Para dar un toque extra, se puede colocar en el plato unos trocitos de jamón y de pan pasados por el horno y un huevo escalfado.

# 2. Sopa de cebolla

2. Sopa de cebolla

La cocina francesa siempre ha sido fuente de inspiración y vanguardia gastronómica, aunque también dado algunas de las elaboraciones más universales y humildes que se pueden degustar, como en el caso de la sopa de cebolla.

Stephane del Río, de 'Le Bistroman Atelier' (Recomendado por Guía Repsol), comienza poniendo mantequilla con un poco de aceite en un cazo y, cuando comienza a derretirse, añade la cebolla con un poquito de sal. Hay que dejar que la cebolla se cueza en su jugo a fuego muy suave y con la olla tapada alrededor de una hora. Es necesario remover el contenido de cuando en cuando para que no se agarre al fondo de la olla.

Transcurrido ese tiempo, se retira la tapa y se sigue removiendo hasta que la cebolla tome el color dorado de la caramelización. En el momento en el que se observa que la cebolla ha perdido la humedad, se añade vino blanco y pimienta y, cuando se haya evaporado el alcohol, se añade el caldo en el que cocerán los ingredientes durante 40 minutos.

Ya con la sopa lista, se precalienta el horno para tenerlo a punto para el colofón final. Hay que cortar un par de rebanadas de pan del día anterior -a las que se les recorta la corteza- y ponerlas sobre el cuenco con la sopa. Ya con las rebanadas montadas, se espolvorea emmental o un queso que funda bien por encima y ya solo queda gratinar la sopa en el horno.

Ver más