Casarrubios del Monte

Destellos de antigua grandeza

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Una sensación muy acogedora envuelve al visitante al entrar en Casarrubios del Monte. Puede que hoy el nombre de este municipio toledano no diga mucho, pero hasta el siglo XVI rivalizó con poderosas localidades como Segovia. Su importancia de antaño ha dejado huella arquitectónica en sus calles, que mantienen un trazado típicamente medieval. Sus principales atractivos serían las murallas y el castillo del siglo XIV, el Palacio de los Señores de Casarrubios, su iglesia parroquial de Santa María, del siglo XV, y el rollo de justicia de estilo gótico.

El castillo, de propiedad privada y de arquitectura mudéjar, es solo visitable por fuera. La iglesia de Santa María, también llamada Parroquia de la Natividad de Nuestra Señora, cuenta con piezas de gran valor, entre las que destacan algunas de Alonso Cano o de Antón Pizarro que figuraron en otros templos de este municipio que ya no existen, como la vieja Iglesia de San Andrés, posiblemente la mejor del pueblo por las riquezas que allí había. De ella hoy solo queda en pie una torre. El rollo de justicia, de piedra berroqueña y muy bien conservado, es otro punto de interés del pueblo. Estas columnas indicaban potestad para hacer justicia en la jurisdicción y servían, en la práctica, para castigos y ajusticiamientos. Por su parte, el Palacio de los Señores de Casarrubios actualmente se encuentra casi en ruinas aunque aún pueden apreciarse los restos de su estructura gótica del siglo XV y conserva una bella portada de la época de los Reyes Católicos.

Localización