{{title}}
{{buttonText}}
1 /

El Papiol

Un castillo de leyenda

Compartir

Montañoso y accidentado, este municipio del Bajo Llobregat forma parte del Parc Natural de Collserola y en las últimas décadas se ha convertido en una localidad residencial debido a su proximidad a Barcelona, de la que solo dista 15 kilómetros.  

En la parte alta de la población emerge su castillo, construido en el siglo X y alrededor del cual se articula el casco antiguo. Lo llaman el Castell del Diable porque, según dice la leyenda, tras ser destruido por un violento terremoto el señor de la fortaleza vendió su alma al diablo para que éste lo reconstruyera en siete días. Aunque la historia es cuestionable, lo que sí es seguro es que en el siglo XV un fuerte movimiento sísmico dañó buena parte de su estructura, aunque el edificio conservó partes románicas y góticas como las torres.

En cuanto al patrimonio natural, es ineludible la visita a Les Escletxes, grandes brechas abiertas en la roca de extraordinario interés geológico situadas en la Sierra de Collserola. También, en el mismo parque, es recomendable una visita a la ermita románica de la Salud (siglos IX-X), un destino ideal para hacer excursiones a pie o en bicicleta ya que se encuentra en el llamado Puig de la Madrona, un montículo de 336 metros de altitud que depara unas vistas preciosas.

Contacto