Espera

La vida de un pueblo blanco en la frontera

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

En la provincia de Cádiz, sobre la cima del Monte Fatetar se levanta el punto de mayor interés turístico de Espera. Se trata del Castillo de Fatetar, del siglo X. Tiene forma romboidal y aún conserva la Torre del Homenaje y restos de sus murallas. Adosada a sus muros se encuentra la Ermita del Santo Cristo de la Antigua, del siglo XIII. El conjunto se convierte en el perfecto lugar para entender la difícil vida de frontera del medievo. También, en un precioso mirador para conocer los alrededores de Espera, marcados por sus infinitos campos de cultivo y el complejo endorreico Lagunas de la Zorrilla, de gran interés ornitológico.

La panorámica también ofrece una imponente vista sobre buena parte de la Ruta de los Pueblos Blancos, de la que esta localidad es integrante. Entre sus edificios se distingue la Iglesia de Santa María de Gracia, el templo más importante de Espera. De carácter renacentista, comenzó a edificarse en el siglo XVI y sus dimensiones hacen que despunte sobremanera en el caso urbano. Entre las blancas calles también se ubica el llamado Molino de los Diezmos, edificio típicamente andaluz del siglo XVIII. La larga historia de la localidad se puede conocer en yacimientos como el de la ciudad íbero-romana de Carissa Aurelia, poblado entre el Neolítico y la Edad Media, o en el de Esperilla, con huellas de las culturas turdetana, ibérica, cartaginesa y romana. Muchos de los elementos encontrados allí y en otros lugares dispersos por el término municipal se encuentran en el Museo Arqueológico de Espera.

Contacto

Localización