{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Fortuna

Fortuna y los mimos de la Leona

Compartir

Íberos, griegos y romanos tenían a Fortuna como sede de un festival para el espíritu. Su balneario era ya conocido en aquellas épocas y formaba tándem con el santuario pagano de la Cueva Negra, famoso por sus “Tituli Picti”. Se trata de tres abrigos rocosos de bello paisajismo donde se realizaban rituales de magia y hechicería. En su interior un importante número de textos latinos pintados, entre los que destacan los fragmentos más antiguos de la Eneida de Virgilio.

Los visitantes vienen hoy día a Fortuna a otros menesteres. Pasear, por ejemplo, y romper con la rutina. En la iglesia parroquial de la Purísima (S. XVIII) se exponen imágenes de la escuela de Salzillo y la Custodia de Espigas del orfebre napolitano Carlos Zayadatt. Muy cerca, el consistorio con su rico conjunto de pinturas. El modernismo más emblemático es el de la Casa Convento. La Ermita de San Roque (S. XVII) es la más antigua de Fortuna.

Las ruinas del Castillico de las Peñas y la Torre Vieja o Castillo de los Moros están declarados Bien de Interés Cultural.

Contacto