{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Hinojosa de San Vicente

El profundo perfume de la sierra

Compartir

El nombre viene de hinoja, lugar donde abunda el hinojo, pero en el entorno de Hinojosa (de San Vicente, porque está a los pies de esta sierra) también nacen olivos, encinas, enebros y multitud de plantas aromáticas. De ahí que en un paseo por los alrededores (el GR 63 - Senda de Viriato pasa por aquí) se advierta un aroma agradable y profundo, pura naturaleza serrana.

Pero conviene dejarse caer por el casco histórico de esta pequeña población, de caserío irregular y desordenado, con numerosos atractivos patrimoniales. La iglesia de la Concepción (siglo XVI) puede que sea el principal. Templo entre gótico y renacentista, construido con mampostería y sillares en las esquinas, la torre y los contrafuertes. En el interior llaman la atención algunas imágenes del siglo XVIII. De herencia religiosa tiene el pueblo también un viacrucis de granito repartido por las calles, desde el antiguo cementerio hasta la ermita de San Sebastián. Esta, situada en el camino hacia Cardiel, es del siglo XVII. Hay otras dos ermitas, la de San Roque (siglo XVII) y la de los Santos Mártires, Bien de Interés Cultural, situada en el cerro de San Vicente, sobre la cueva donde se refugiaron (dice la leyenda) los santos Vicente, Cristeta y Sabina en su huida del emperador Diocleciano.

Y ya que se está en este entorno, con unas vistas excelentes de los valles del Alberche y del Tajo, no pueden dejar de verse los restos del castillo, a unos 500 metros de allí. De origen probablemente musulmán, conserva dos torres y parte de una muralla y está declarado Bien de Interés Cultural. En el municipio de Hinojosa también quedan restos de un convento de los carmelitas calzados, un edificio de mampostería del siglo XVII y con una gran portada. El patrimonio civil de las calles del pueblo lo completan el antiguo ayuntamiento, del siglo XVIII, y dos fuentes: el caño del Canuto, construido en sillares, de estilo barroco (finales del siglo XVII) y los Caños Dorados, en la plazuela de la iglesia (XVIII).

Reportajes recomendados Ver todos

Ver todos