{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Pliego

Pliego y el misterio del Reloj del Sol

Compartir

Los plegueros recuerdan con fervor a su hijo predilecto, el poeta Federico Balart, que dejó monumentos nacionales en forma de versos. Inspirado, quizás, por el intenso olor a pino carrasco que invade sus calles y por la naturaleza plagada de rutas, senderos y cavernas idóneas para la espeleología. La localidad posee un patrimonio histórico y artístico considerable.

El Castillo de las Paleras y el de Pliego son del siglo XII, ambos Bien de Interés Cultural. El Caserío Mudéjar, incrustado en el casco antiguo, reproduce un diseño urbano de las alquerías islámicas. La Iglesia de Santiago Apóstol (1667) es Monumento Histórico Artístico Nacional. El coqueto casco urbano acoge también la Casa de la Tercia y la sencilla pero magistral Torre del Reloj.

En cuanto a relojes, el más famoso medidor de tiempo de Pliego se construyó hace unos cuantos siglos y se usó para regular las tandas de riego de los campesinos con derecho al agua de la balsa. El estilo nace de un sol con cara humana. Era muy preciso: marcaba las horas, las medias, los cuartos y hasta tenía otra señal de 7 minutos y 30 segundos. Desapareció misteriosamente sin dejar rastro, aunque el pueblo goza de una réplica prácticamente exacta.

Contacto

Localización