San Martín de Pusa

Una señorial villa del siglo XVI

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Con orígenes en el antiguo señorío de Valdepusa, fundada como villa en 1457, en el siglo XVI dependían de San Martín los pueblos de Santa Ana de Pusa, Los Navalmorales y Malpica. De ahí su impronta señorial, la nobleza de sus calles. En aquel tiempos se construyeron la iglesia, el Ayuntamiento, el pósito, la casona de los administradores, el hospital y el palacio. Hay, pues, mucho que visitar en el pueblo. En la plaza Mayor se levanta el imponente Ayuntamiento, de finales del siglo XV, con fachada de ladrillo y mampostería y cuatro arcos a modo de entrada, rodeado de recias casas añejas. Frente a él, dos pequeños monumentos, la fuente Deliciosa (1908) y el esqueleto de un molino de piedra, y al otro lado de la plaza, el sobrio y espectacular Palacio de los Antiguos Señores de Valdepusa. Es del s. XVI, con sillares en el zócalo y ladrillo y mampostería en la fachada, con 13 grandes ventanas a ambos lados de la puerta. Avanzando por la calle del Pósito se llega a la iglesia de San Martín Obispo, del s. XVI, de aparejo toledano (ladrillo y mampostería) y esbelta torre, iluminada por la noche tras unas obras recientes. En la trasera del templo se alza un sencillo rollo de justicia, sobre dos escalones de granito y rematado con una cruz de forja. Cerca se levantan otros dos nobles edificios de la época gloriosa del pueblo: la casa parroquial (1518), de gruesos muros y sobrio aspecto, y la casona de los administradores de los señores de Valdepusa, cuyo interior está recientemente reformado. Y andando no demasiados metros, en una plazoleta, la ermita dedicada al Santísimo Cristo de Valdepozo, de estilo mudéjar (s. XVI) y con una interesante talla de madera noble de Ricardo Font (s. XIX).

El recorrido por el pueblo puede completarse en busca de dos fuentes de notable interés, el Caño (situada en la plaza de las Verduras, con abrevadero para animales) y el Pozo Nuevo, similar a la del Caño y, como mínimo de 1585. Y fuera del casco urbano aún resisten el paso del tiempo la ruinas del castillo de Santisteban, del s. XII, situadas hoy en una finca privada.

Contacto

Localización