{{title}}
{{buttonText}}
1 /

San Pablo de los Montes

Sinfonía de piedra en la plaza de la Constitución

Compartir

En el suroeste de la provincia, en plenos Montes de Toledo, se divisa un paisaje cambiante y bello. Se trata del territorio de San Pablo de los Montes, abundante en cursos de agua, donde se dan la mano una alta zona montañosa (con robledales en las umbrías y encinas en las vertientes de solana) y otra parte llana, donde las dehesas de alcornoques y fresnos se mezclan, a su vez, con los cultivos.

En medio de esa gran riqueza natural, cerca además del Parque Nacional de Cabañero y los pantanos de La Torre de Abrahán y del Torcón, San Pablo de los Montes recibe al visitante con argumentos más que sobrados para hacerle pasar el tiempo entretenido: el patrimonio monumental no se agota rápidamente. El civil o popular es abundante, por ejemplo.

Empezando por la plaza de la Constitución, allí se encuentra el Ayuntamiento, levantado en 1904. Un edificio de dos plantas todo construido en sillares, robusto y recio, con un gran balcón apoyado en columnas de granito. Enfrente, la llamada glorieta, una curiosa plaza cuadrada dentro de la plaza, con tres entradas, construida en piedra de granito, con poyetes de grandes piedras de granito labrados y una fuente también de piedra de granito en el centro. Allí estuvo hasta 1924 la Cruz del Siglo, de fecha indeterminada, un pequeño monumento situado hoy en el camino que va hacia la ermita de la Fuente Santa.

El Hogar del Pensionista, cerca de la plaza, es un gran ejemplo de la arquitectura del pueblo, en el que abundan fachadas de sillería. También de piedra es otro de los lugares destacados de la localidad, el Pozo de la Nieve, un majestuoso pozo vestido de piedra que era utilizado para almacenamiento de hielo y nieve. Está situado a unos 500 metros del municipio en dirección sureste, y un poco más allá aparecen las ruinas del convento de los padres agustinos, del s. XVI.

Otros tres monumentos completan el patrimonio religioso: la ermita de la Fuente Santa, construida en 1930 sobre los restos de otra del s. XIII; el Calvario (1676), una plataforma de granito y mármol sobre la que se elevan un olivo y tres cruces; y la iglesia de la Conversión de San Pablo, edificada en estilo mudéjar a partir de una torre defensiva del s. XIII.

Reportajes recomendados Ver todos

Ver todos