Yuncos

La exquisita recuperación de toda una plaza

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Casi tan cerca de Madrid como de Toledo, Yuncos invita a pasear por las calles de su corazón histórico, por esa zona del casco antiguo que conserva la misma traza (aproximadamente) desde el siglo XVIII; así se conocerá el esqueleto tradicional de la localidad.

Visitar el Centro San Blas (sede de numerosas actividades culturales) servirá para hacerse una idea de cómo era Yuncos en las últimas décadas gracias a las fotografías que lo decoran, cedidas por los vecinos. El edificio es una antigua fábrica de harinas cuya fachada, de principios del siglo XX, se respetó en la reciente restauración. Lo mismo sucedió con el edificio contiguo, la casa de Ciriaco, un viejo palacio neomudéjar construido en 1929 y remodelado para albergar el ayuntamiento, con unos magníficos suelos y azulejos de cerámica de Talavera. Dos edificios recuperados para dar lustre y nueva vida a la plaza principal del pueblo, lugar de encuentro de gran amplitud.

Anteriores en el tiempo y también de notable valor arquitectónico, en el casco urbano merecen la atención del viajero las casas de la Hidalguía (siglo XVIII, casa palacio visitable solo por fuera) y la iglesia de San Juan Bautista, con su esbelto estilo renacentista del siglo XVI, construida en ladrillo y mampostería.

Tampoco está de más hacer una incursión en el parque situado al sur de trazado urbano, con una noria, un pequeño estanque y un antiguo molino de aceite, situados además junto a un pequeño pinar que se estira hacia las afueras de Yuncos. Justo en la misma dirección que hay que tomar para visitar el Museo de Coches de Cine, que expone más de 100 vehículos de más de 50 películas.

Ha sido declarada recientemente fiesta de interés turístico regional la fiesta del Toro de Vida, en la que se suelta un toro enmaromado por las calles del pueblo (en San Blas, febrero, y en los festejos de la Virgen del Consuelo, septiembre).

Contacto

Localización