10 lugares solitarios para pasar el confinamiento

Sueña dónde te gustaría aislarte, si pudieras elegir

La Hiruela, uno de esos pueblos de la Sierra del Rincón donde no nos importaría aislarnos. Foto: Alfredo Cáliz.

Fantasear con la idea de aislarse una temporada y abrazar la naturaleza desembarazándose de las tensiones, cobra todo el sentido en momentos de confinamiento. Hemos seleccionado estos maravillosos rincones en los que la tranquilidad lo invade todo. Soñar es gratis, no dudes en hacerlo. ¿Te imaginas allí, teletrabajando un rato y paseando otro?

# 1. Ochavía, la puerta al pasado de la selva de Irati

1. Ochavía, la puerta al pasado de la selva de Irati

Antes de cruzar la frontera con Francia, encontramos un pueblo que parece una postal: Ochagavía. Conocido en la etimología vasca como pequeño nido de lobos, es uno de los últimos reductos del Pirineo navarro. Un pueblo de tejas y fachadas oscuras pero lleno de luz a través de sus balconadas, que ofrecen vistas eternas a los hayedos pirenaicos.

ochagavía navarra
Es llegar a Ochagavía y que te inunde la calma. Foto: Ana Oses.
# 2. Sotosalbos y el románico segoviano

2. Sotosalbos y el románico segoviano

Sotosalbos, Pelayos de la Sierra, Collado Hermoso, Requijada, Orejanilla son algunos de los pueblos segovianos donde detener el reloj y aislarte de todo. Si el jolgorio de sensaciones que brinda el románico sur de Segovia se trufa con un pueblo abandonado –La Alameda de Orejana– la escapada da para ser feliz toda una vida. Al bienestar contribuyen cositas deliciosas no precisamente menores, como los judiones de La Granja, el cordero asado o el cochinillo. Y de postre, ponche segoviano. 

48 horas ruta romanico segovia
La iglesia de San Miguel, en Sotosalbos. Foto: Alfredo Cáliz.
# 3. La Comarca del Goierri, el corazón más verde de Gipuzkoa

3. La Comarca del Goierri, el corazón más verde de Gipuzkoa

Las Tierras Altas de Euskadi o las Basque Highlands, como han bautizado a la comarca de Goierri, es un hermoso entorno natural de verdes prados que rodean caseríos en los que pastan rebaños de ovejas latxas, villas que conservan su huella medieval, ostatuak (bares de pueblo) que han apostado por una gastronomía más cercana y mercados que no han faltado a su cita semanal desde hace más de cinco siglos.

Ruta por el Goierri (Gipuzkoa): monte Txindoki, en el Parque Natural de Aralar
Monte Txindoki, en el Parque Natural de Aralar. Foto: Ana Oses.
# 4. La Sierra del Rincón: la desconocida más hermosa de Madrid

4. La Sierra del Rincón: la desconocida más hermosa de Madrid

A 90 kilómetros de Madrid, entre montañas de vistas prodigiosas, hayedos y robledales centenarios, lagunas y ríos –el Jarama– se encuentra un lugar de nombre precioso y ajustado, la Sierra del Rincón. En ella se esconden cinco pueblos que han sobrevivido a la marabunta de la capital: Prádena del Rincón, Horcajuelo de la Sierra, Montejo, La Hiruela y Puebla de la Sierra. En un tiempo fueron "la sierra pobre" y abandonada, hoy son la joya de la corona aún por descubrir por miles de personas. 

La iglesia de La Hiruela con su espadaña, característica de algunos de estos pueblos. Foto: Alfredo Cáliz.
# 5. Los pueblos negros de Guadalajara, atracón de robles y setas

5. Los pueblos negros de Guadalajara, atracón de robles y setas 

En otoño, la mágica policromía inunda la sierra norte de Guadalajara: los tonos amarillos, naranjas y rojos de los robledales se funden con los grises y morados del cielo, mientras los verdes de los prados se enredan con el negro que caracteriza la arquitectura de la zona. Un destino que invita en esta época a buscar setas, visitar pueblos de cuento y pasear por el monte bajo la lluvia.

Pueblos negros lluvia
Ni la lluvia puede estropear un paraje natural como este. Foto: David Fernández.
# 6. Bocairent, el pueblo medieval del Mediterráneo

6. Bocairent, el pueblo medieval del Mediterráneo 

En pleno Parque Natural de la Sierra de Mariola (Alicante) está Bocairent, un pueblo de piedra, en alto, bucólico, lleno de sitios insólitos, en la Vall d’Albaida, a la que los enamorados de esta comarca llaman la toscana valenciana. Porque el Mediterráneo también puede ser rural.

Pou Clar o pozo claro es otro de los secretos de Bocairent.
Pou Clar o pozo claro es otro de los secretos de Bocairent. Foto: Eva Máñez.
# 7. Muxía, el fin del mundo está en la Costa da Morte

7. Muxía, el fin del mundo está en la Costa da Morte

En el extremo occidental del continente europeo se alza Muxía, un territorio áspero y desolador, de cabos y bahías gobernadas por tempestades y marejadas donde sus hombres y mujeres veneran el Atlántico desde tiempos inmemoriales. Es la Galicia más pura, la que sabe a percebe y huele a salitre, la de la eterna morriña, de pescadores valientes, leyendas de naufragios y tradiciones milenarias. 

Parador de Muxía
Vistas desde el 'Parador de Muxía' a la playa de Lourido y el faro de Cabo Vilán. Foto: Sofía Moro.
# 8. Formentera, vistas al paraíso

8. Formentera también es para el otoño 

Desembarcar en el puerto de La Savina es sinónimo de cambio de prioridades. En Formentera, la isla habitada más pequeña de las Baleares, la vida va a un ritmo diferente, se respira tranquilidad y sosiego. Las aguas turquesas que la rodean encierran ese magnetismo que hace perder la noción del tiempo. Playas de aires paradisiacos, salvajes paisajes y unos miradores que quitan el hipo son algunas de las razones que harán que quieras quedarte a vivir. Y en otoño, la isla está casi para ti.

Playas de Formentera: Ses Illetes (paddle surf)
En la playa de Ses Illetes. Foto: Alfredo Cáliz.
# 9. Caños de Meca, playas salvajes y atardeceres de película

9. Caños de Meca, playas salvajes y atardeceres de película

En la teoría, Caños de Meca es una calle de 2,7 kilómetros en pleno Parque Natural de La Breña y Marismas del Barbate, plagada de casas bajas, restaurantes y bares. En la práctica, es un auténtico paraíso de acantilados roba-alientos y playas eternas, donde los azules del cielo se mezclan con los del océano regalando escenas irrepetibles que parecen haber sido pintadas (o soñadas).

El tómbolo de Trafalgar. Foto: David Fernández.
# 10. La Comarca del Matarraña y su poder relajante

10. La Comarca del Matarraña y su poder relajante

Dos partes aragonesas, dos catalanas y una valenciana. Se agita y surge un conjunto de 18 pueblos que tendrás que explicar dónde están cuando regreses a casa e irremediablemente se lo cuentes a todo el mundo. Alucinarás con el paisaje semitoscano y provenzal de olivos, almendros y frondosos pinos de El Matarraña. Pasearás por pequeños pueblos de calles imposibles que exhiben su histórico porte encaramados a lomas, mientras la naturaleza te llama con cantos de sirena.

Habitaciones vistas desde fuera del Hotel Consolación
El 'Hotel Consolación', en plena comarca del Matarraña. Foto: Sofía Moro.