Chiringuito 'El Cuartel del Mar' (Chiclana, Cádiz)

De ‘Todo por la patria’ a ‘Todo por la playa’

Varios clientes disfrutan de la puesta de sol en la terraza superior de 'El Cuartel del Mar'.

'El Cuartel del Mar', el último espacio singular del madrileño Grupo Azotea, recupera una antigua casa cuartel de la Guardia Civil a los pies de la playa de La Barrosa, en Chiclana, para ofrecer cocina de producto de alta calidad, diseñada por el chef Manu Berganza, una coctelería exclusiva que firma Luca Anastasio, una terraza mirador, arte y turismo activo.

Al final del Novo Sancti Petri, entre grandes chalés, avenidas repletas de árboles y olor a brisa marina, negocios de playa y complejos hoteleros de lujo, se desciende la loma del Puerco hasta la torre homónima. Junto a la torre vigía que ordenó construir Felipe II en el siglo XVI, llama la atención un rótulo en azulejo en la fachada de un edificio recién rehabilitado: "Todo por la patria". Una antigua casa cuartel de la Guardia Civil desocupada desde hace unos 30 años en un inmueble del siglo XIX en ruinas a los pies de la playa de La Barrosa, junto a la icónica Torre de Chiclana, son la base del nuevo proyecto de Grupo Azotea

Vista de la terraza exterior.

La empresa madrileña se ha empeñado, en el que representa su primer desembarco en Andalucía, en cambiar el concepto del rótulo sin retocarlo: "Hemos modificado unas letras y ahora es un 'Todo por la playa'. Ese es nuestro lema: coctelería a pie de playa, almuerzo y cenas a pie de playa, y todo el ambiente del Grupo Azotea a pie de playa", cuenta Rubén Pérez, responsable de unas instalaciones que echaron a andar hace apenas un mes y no paran de recibir visitas. "Estamos rodados como si lleváramos meses abiertos", dice con orgullo.

Entrada a 'El Cuartel del Mar'.

Pero más allá de la anécdota de la modificación del conocido lema de la Benemérita, ha habido mucho cambio en los últimos años entre los muros del antiguo acuartelamiento. El estudio de arquitectura More-co de Paula Rosales, el interiorismo de Alejandra Pombo basado en el mortero de cal –material histórico en la zona–, y el paisajismo de Rent a Garden casan perfectamente con la filosofía del grupo cofundado por la periodista Cristina Lasvignes y el economista José Manuel García, "espacios singulares donde celebrar la vida". Y si la forma no puede obviarse por tratarse de un enclave tan insólito, no menos importancia cobra el fondo de un proyecto que va más allá de la restauración y las copas en un ambiente paradisíaco. 

Las características de 'El Cuartel del Mar' hacen de él un lugar paradisíaco.

Especial es tomar en su terraza-mirador frente al mar un mojito deluxe mezclado por uno de los mejores bartender del mundo, el amalfitano Luca Anastasio. O mientras degustas alguna de sus revisiones de clásicos como el Mai Thai o el Cosmopolitan, avistar aves –la zona es una de las mejores para esta práctica en Europa– o aplaudir al atardecer con una hipnótica sesión de dj's. Singular es poder asistir, en una de las salas del recinto, a una subasta de arte con fines benéficos o contemplar una exposición; o iniciar una jornada de turismo activo (surf o ciclismo) desde este mismo punto de la infinita playa de La Barrosa. Y, por supuesto, extraordinario es paladear con pausa, rozando los pies con la fina arena de la Costa de la Luz gaditana, la carta diseñada por el gijonés Manu Berganza, discípulo de Sergi Arola y Quique Dacosta. 

Los cócteles son una de las especialidades de 'El Cuartel del Mar'.

El chef ejecutivo de Grupo Azotea ha ideado la cocina de 'El Cuartel del Mar' como un homenaje al producto de la zona: a la huerta de Conil, a la vaca retinta de La Janda, a los salazones y al atún rojo de la almadraba de Barbate… Sin estridencias ni demasiado invento, apretando todo el sabor de la zona en una cocina con vistas al mar (literal), una carta de cocina de producto de alta calidad. Mikel Badiola, joven chef donostiarra, mano derecha de Berganza, que defiende los fogones de este singular Cuartel, asegura que se ha quedado "loco con el productazo que encuentro aquí, y sobre todo la facilidad y la cercanía para encontrarlo. Esto es una maravilla, estoy enamorado". 

Los carabineros de 'El Cuartel del Mar'.

Reconoce que en apenas unos meses desde que desembarcó en Chiclana, en pleno desconfinamiento, ya ha trabado amistad con sus proveedores habituales, lo que no deja de ser garantía para potenciar al máximo las creaciones de Berganza. Arroces, fideuás, frituras de pescado típicas de la costa gaditana, y mucho toque de Jerez en los platos son algunas de las propuestas de un espacio en el que "van a ocurrir muchas cosas", como insiste su director. "No es solo venir a comer, es muchísimo más… y por supuesto, cuando vienes a comer o beber, tenemos el show de Manu Berganza y el show de Luca Anastasio". 

'El Cuartel del Mar' no es solo comida, es "mucho más...".

Luca Anastasio, desde luego, es sin discusión el jefe de la barra de este Cuartel. Experimentado barman de fama mundial, multipremiado y autor de libros sobre los cócteles como obras de autor –cuida desde la cristalería hasta la última hoja de hierbabuena que pone a un mojito–, el italiano confiesa que está a punto de empadronarse en Chiclana.

El atún rojo de la almadraba de Barbate no podía faltar.
El atún rojo de la almadraba de Barbate no podía faltar.

El entusiasmo que le ha provocado la iniciativa y lo que le seduce el entorno saltan a la vista con solo escucharle desentrañar su rol en este proyecto. "Hemos preparado una coctelería inspirada en lo que es Chiclana, sus paisajes, sus atardeceres, tragos frescos, tragos agradables, reconocibles y de baja graduación alcohólica. Buscamos sorprender con tragos clásicos, pero evolucionados: frescura, máxima calidad y cuidado en el servicio", explica. 

Luca Anastasio preparando una de sus creaciones.

Director de bares y mixología de Grupo Azotea, con casi 25 años de experiencia, Anastasio asegura que los guardias de este 'Cuartel del Mar' tienen como fin último "masajear el alma de los clientes mientras disfrutan de este paisaje paradisíaco. Queremos que la gente viva una experiencia, que se emocione con la coctelería, con el servicio, con la comida… las vistas ya las teníamos, el paisaje es inmejorable".

Se trata de un espacio con unas vistas panorámicas que oxigenan.

Justo lo que persiguen desde que comenzó su aventura en 2013 Grupo Azotea, precursores de lo que hoy ya es una foto habitual de las alturas de la capital de España, la 'Azotea del Círculo de Bellas Artes', y de otros proyectos singulares como 'NuBel', restaurante del Museo Reina Sofía, 'Azotea Forus Barceló', situado sobre el nuevo mercado de Barceló, y 'Picalagartos Sky Bar', en plena Gran Vía, en la parte alta del hotel 'NH Collection'. Ahora abren las puertas de 'El Cuartel del Mar', un espacio con encanto, rehabilitado con esmero, con unas vistas panorámicas que oxigenan, y con una propuesta culinaria y de coctelería a mediodía, tarde y noche que convienen vigilar muy de cerca.

'EL CUARTEL DEL MAR' - C/Bajada de la Torre del Puerco s/n​ - Playa de la Barrosa. Chiclana de la Frontera, Cádiz. Tel. 915 30 17 61.
 
Atardeceres para el recuerdo.
Atardeceres para el recuerdo.

Te puede interesar...

Un vino hijo del volcán
Vinos y Bodegas
Un vino hijo del volcán
Arte y gastronomía
Cultura gastronómica
Arte y gastronomía

Más en Cádiz