Restaurantes con comida a domicilio en las Islas Baleares

'Take away' de cinco tenedores

El ceviche de 'Stagier Bar' (Mallorca), ahora en la mesa de tu casa. Foto: 'Stagier Bar'.

Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña. La imposibilidad de apertura de algunos restaurantes o su aforo limitado, ha hecho que muchos de los grandes, que habían descartado siempre la idea del 'take away', se metan ahora de lleno en ella, como solución a la crisis. Estas son las mejores cartas de Baleares, que ya pueden degustarse en casa.

Mallorca

# 1. 'Can Bordoy' (Mallorca)

1. 'Can Bordoy'. 'Delivery' de lujo

El 'Can Bordoy Grand House&Garden', un hotel de gran lujo en el centro de Palma, con su spa, piscina y el jardín privado más grande de la ciudad, cuenta también con el restaurante 'Botànic'. Andrés Benítez, el cocinero, hace lo que él llama una "cocina honesta", donde las verduras tienen un protagonismo especial. "Huimos de los alimentos ultraprocesados y los azúcares, y preferimos lo local y de temporada", cuenta. Superalimentos, platos únicos al estilo buddha bowl o vinos ecológicos, biodinámicos y bajos en sulfuroso. Todo en 'Botànic' es sano, natural y delicioso.

Cordero a la mallorquina. Foto: 'Can Bordoy'.

Desde el 2 de abril el servicio delivery de 'Can Bordoy' permite saborear estas creaciones en casa. Se ha echado mano de las nuevas tecnologías gastronómicas para crear platos que el cliente puede degustar hasta 48 horas después de haberlos recibido. Y, siguiendo las instrucciones del chef, uno mismo puede emplatarlos para obtener el efecto de 'recién salidos' de la cocina del restaurante.

Restaurante 'Botànic'. Foto: 'Can Bordoy'.

El restaurante reparte a toda la isla, está abierto de jueves a domingo y cuesta 50 € por persona. Existe también la posibilidad de pedir el brunch (solo los domingos), que incluye exquisiteces como ensalada, tortitas de avena, plumcake, croissants y panes, coca mallorquina, sándwich de langostinos, huevo poché y una botella de cava, entre otros placeres (75 € para dos personas).

'BOTÀNIC' - Carrer del Forn de la Glòria, 14. Palma. Tel. 871 87 12 02.
 
Jardín del hotel. Foto: 'Can Bordoy'.
 
# 2. 'Fera' (Mallorca)

2. 'Fera'. Pícnic en el jardín

La carta mediterránea-asiática de este restaurante, ubicado en un antiguo palacete en el centro de Palma, junta lo mejor de las dos cocinas. Los aires exóticos, el arte de preparar los pescados y la mezcla de sabores opuestos, tan presentes en los platos orientales, con toda la exuberancia humilde de una de las dietas más sanas del mundo.

Picnic de 'Fera'. Foto: 'Fera'.

Además de que todo lo que cocina en 'Fera' su chef austríaco, Simon Petutschnig, está exquisito; el restaurante es uno de esos lugares que merece la pena visitar, cuando la nueva normalidad nos lo permita, ya que su decoración, espíritu y diferentes ambientes dejan, sin duda, su gusto en el plato. De momento, lo único que está permitido es tomar el take away en el pequeño jardín interior del que disfrutaban todas las casas antiguas, hechas para algo más que para vivir. Con sus palmeras, limoneros y, en este caso, un pequeño jardín de hierbas aromáticas.

'Fera' está ubicado en un antiguo palacete en el centro de Palma. Foto: 'Fera'.

'Fera' ha elaborado una carta especial para su delivery (solo en Palma) o take away que cuenta con una inusual ensalada, tartar de atún o salmón, ceviche, sus rolls al estilo japonés, su dim sum de carne o su canelón de pollo. Platos que aquí adquieren un estatus cinco estrellas; además de sus postres, selectos vinos y un menú infantil para paladares menos eclécticos. 'Fera Home', está disponible todos los días, excepto martes y miércoles.

'FERA' - Carrer de la Concepció, 4. Palma. Tel. 682 31 94 71. 
 
 
# 3. 'Stagier Bar' (Mallorca)

3. 'Stagier Bar'. De tapas por el mundo

El chef de este restaurante, el chileno Joel Baeza, propone una vuelta al mundo a través de sus tapas creativas con sabores de los cinco continentes, aunque con predominio de América Latina. Su paso por algunos de los restaurantes con mayúsculas, en los que aprendió el oficio, lo ha plasmado en el menú, en su sección de "tapas homenaje", que evocan esos templos del paladar (oliva esférica con anchoa, del '41º Experience', de Albert Adrià, o coca de foie gras, compota de puerro y cebollino, del barcelonés 'Cinc Sentits').

Buñuelos. Foto: 'Stagier Bar'.

Pero en la carta están también las tapas tradicionales (calamares a la andaluza o patatas bravas), las de autor (canelón de aguacate con quinoa o carrillera de ternera con lichi y salsa de cacahuete) o las del mundo (cebiche clásico o brasa anticuchera de pulpo y calamares). "No somos un gastronómico. Somos un restaurante con una cocina sabrosa, simple y elegante. Sin pretensiones pero con pasión y corazón", reza la web del 'Stagier', con un plato Michelín.

Así luce otro de sus platos. Foto: 'Stagier Bar'.

Cuentan también con una bodega de vinos mallorquines, españoles y franceses. Y, entre sus tapas dulces, está el chocolate, pan, aceite y flor de sal que evoca las meriendas de antaño, o el royal de fruta de la pasión, coco y menta para olvidarse de la dieta como si no hubiera un mañana. No hay servicio de delivery pero sí de take away en este restaurante situado en Santa Catalina, antiguo barrio de pescadores convertido en la zona más cara de Palma por obra y gracia de la gentrificación.

'STAGIER BAR' - Carrer d’Espartero, 11. Palma de Mallorca. Tel. 871 04 19 70. 
 
 
# 4.' Bon Lloc' (Mallorca)

4. 'Bon Lloc'. Por el camino verde desde 1978

En la historia patria del vegetarianismo, este restaurante palmesano, que abrió sus puertas a finales de los 70, en el entonces barrio chino, tendría un capítulo especial; ya que se encuentra entre los primeros comedores españoles que desterraron la carne animal. "Por entonces teníamos tres opciones: comida vegetariana, ovo-lacto vegetariana y macrobiótica, que estaba de moda y tenía su público", comenta Juanjo Ramírez, creador y propietario de 'Bon Lloc', que se convirtió al vegetarianismo cuando lo invitaron a una fiesta donde se sacrificaba un cordero.

Uno de los platos de 'Bon Lloc'. Foto: 'Bon Lloc'.

El restaurante rinde culto ahora al veganismo; es decir, ni carne ni productos derivados de animales, y sus recetas proceden de todos los rincones del mundo, ya que otra de las pasiones de Juanjo son los viajes. "Me inspiran todos los países, hasta EE UU e Inglaterra. En un lugar tan frío y gris, sentarte a una mesa y ver todo el colorido de un plato de verduras marca la diferencia". 

Así lucen los platos. Foto: 'Bon Lloc'

Su cocina con productos de temporada, en un 50 % ecológicos, tiene exquisiteces como los pares, una especie de tostadas (la de tomate seco y almendras es de concurso), el timbal de pimientos y berenjenas o, para los que echen de menos la carne, la hamburguesa de lentejas y avena, con pan de cúrcuma y kétchup casero. "La mayoría de mis clientes son mujeres (generalmente, ellas se cuidan más), que arrastran a sus maridos, que preferirían comerse un chuletón, pero luego estos salen contentos y con un concepto distinto al que tenían de la cocina vegana", comenta Ramírez. Con la reapertura, después de la cuarentena, 'Bon Lloc' estrena carta y servicio de delivery, y cuenta con un menú del día de 15 €.

'BON LLOC' - Carrer de Sant Feliu, 7. Palma de Mallorca. Tel. 971 71 86 17. 
 
# 5. 'Joan Marc' (Mallorca)

5. 'Joan Marc'. La comida familiar de los domingos 

En su restaurante de Inca (en el centro de la isla), con un plato Michelín, Joan Marc hace su personal interpretación de las recetas tradicionales mallorquinas. Una cocina sobria, simple, de guerra; pero con los superalimentos de siempre: pollos de corral, pescados frescos, gambas de Sóller, almendras consideradas las mejores del mundo, limones y naranjas de la Tramuntana, aceite de olivos milenarios, leche de cabra o porc negre.

La cuarentena ha obligado a Marc a hacer un ERTE y, de momento, no tiene previsto volver a abrir, ya que con el verano la gente se va a la costa, no al interior. "Hemos remodelado la carta del restaurante y la hemos adaptado para el take away, que hacemos los fines de semana y que está pensado para familias", cuenta este cocinero. Packs que incluyen croquetas y buñuelos, bacalao desalado a la mallorquina o carnes como el pollo de corral marinado y asado entero, el brazo de cordero o el lomo de cerdo negro. Hay también arroces y panes que hacen ellos mismos, como el de xeixa (un cereal de la isla) o el de cuatro semillas; además de confituras caseras. 

Pollo de corral marinado y asado. Foto: Joan Marc.

Existe también la posibilidad de comprar vinos a precio de tienda y de pedir el servicio Chef en casa, en el que un cocinero se desplaza y cocina a domicilio, aunque observando las normas estipuladas por el estado de alarma en cuanto a reuniones caseras. El restaurante no hace delivery, por lo que hay que acercarse a buscar estos manjares, que deben ser encargados un día antes.

'JOAN MARC'- Plaça des Blanquer, 10. Inca, Mallorca. Tel. 971 50 08 04. 
 

Ibiza

# 6. 'Es Ventall' (Ibiza)

6. 'Es Ventall'. Paellas a falta de fiestones

La temporada en Ibiza se presenta "distinta", con las discotecas con pocas opciones de abrir sus puertas este año. ¿Continuarán los yates y los famosos viniendo a esta isla, que durante tantas décadas fue la encarnación de la fiesta que no cesa?

San Antonio, antiguo centro de perversión y vicio, se perfila este verano como un destino más tranquilo, para nadar, comer y echar la siesta a la sombra de los pinos. El restaurante 'Es Ventall', que abrió en el 82, sigue con la segunda generación de restauradores, haciendo una cocina mediterránea-ibicenca, con una cierta puesta al día.

Algunos de los productos que ofrecen. Foto: 'Es Ventall'.

"Sobre todo en las técnicas de cocción, presentación y algún plato como el tataki de sirvia (un pez de estas aguas)", cuenta José Miguel, hijo de los fundadores. Aunque el restaurante permanece todavía cerrado a la espera de cómo se desarrollen los acontecimientos, existe la opción del take away de fin de semana (que hay que encargar un día antes), con una carta centrada en cinco entrantes, cinco arroces y cinco fideuás.

Todo aquí es sencillamente delicioso: huevos payeses con patatas fritas, sobrasada y botifarró, croquetas de gambas, calamares salteados con sobrasada. Además de las paellas de manual, hay también la opción de encargar el plato estrella de la cocina ibicenca, el bullit de peix, el pan de algarroba o el postre de esta isla, la graixonera. Los que estén acostumbrados a la fabulosa terraza de 'Es Ventall' la echarán de menos. De momento, solo podemos cerrar los ojos e imaginar el barullo y los olores de este negocio familiar, que ha aliviado tantas resacas.

'ES VENTALL' - Carrer de Cervantes, 22. Sant Antoni de Portmany Tel. 699 84 68 54.
 

Menorca

# 7. 'Café Balear' (Menorca)

7. 'Café Balear'. Oda a la langosta

La terraza de este restaurante forma ya parte de la postal del puerto de Ciutadella. Tranquilo, casero, a la medida humana, ya que el 'Café Balear' nació como taberna de pescadores, en los años 70. "Del mar a la mesa" es su filosofía, por eso el restaurante cuenta con su propia embarcación de pesca, Rosa Santa Primera, para proveerse de pescados y mariscos frescos, la base de su cocina.

Langosta con patatas y huevos. Foto: 'Café Balear'.

Desde el 21 de mayo han abierto la terraza y patio interior, además de un servicio de take away. Ciertamente, sin la visión del puerto y los barcos, la comida pierde mucho, pero hay que decir que las frituras de pescado, las gambas a la Ciutadella, las almejas salteadas con ajo o la obligada caldereta de langosta menorquina son las mismas de siempre. Es más, la cuarentena ha servido para que este restaurante idee nuevas maneras de cocinar ese crustáceo tan presente en el recetario menorquín, como la langosta frita con huevos y patatas. ¡De muerte!

Caldereta de langosta. Foto: 'Café Balear'.
'CAFÉ BALEAR' - Pla de Sant Joan, 15. Port de Ciutadella, Mallorca. Tel. 971 38 00 05.
 

Formentera

# 8. 'Es Caló' (Formentera)

8. 'Es Caló'. Entrega en tu propio barco

Las islas pequeñas, las que solo existen en verano, han sido las primeras en entrar en la fase 2 de la desescalada. Formentera, La Gomera, La Graciosa y El Hierro han abierto sus playas desde el lunes 18 de mayo.

Vista de la terraza de 'Es Caló'.

El edén balear, con sus aguas transparentes, sus higueras-carpa y sus atardeceres que nunca acaban, parece no haber gustado mucho al Covid-19, que ha pasado por esta pequeña isla del Mediterráneo de puntillas. O puede que, al contrario, le gustase tanto que decidiera marcharse pronto para liberarla lo antes posible.

Uno de mis lugares favoritos en Formentera es 'Es Caló'. Una pequeñísima localidad que cuenta con un diminuto y antiguo puerto, que conserva todavía sus casetas de madera para las barcas y sus rampas para echarlas al agua. Aquí a uno puede darle el "mal de tierra", que es ese deseo irrefrenable de volver al mar, a esas tonalidades infinitas de azul y verde. El restaurante 'Es Caló', con una preciosa terraza con vistas al paraíso, ha abierto ya sus puertas y continúa con su take away habitual y su delivery para barcos, ya que cuenta con su propia lancha.

Gambas de Formentera y mojitos para refrescarse. Fotos: 'Es Caló'.

Cocina mediterránea y recetas locales, como la ensalada payesa de Formentera elaborada con peix sec (un pez secado al sol), patatas cocidas, pimientos, cebolla, tomate, huevo duro y pan seco, lo que allí llaman bescuit. Pescados del día, arroces (el de bogavante es un poema), fideuás, carnes y algunos entrantes más internacionales como el cebiche o el caviar marinado, forman la carta de 'Es Caló'; que, con barco, sabe mejor.

'ES CALÓ' - Carrer del Vicari Joan Marí, 14. Es Caló de Sant Agustí, Formentera. Tel. 971 32 73 11.